El imán de Portugal

Capdevila, fichado por el Benfica, y Capel, a un paso del Sporting de Lisboa, ratifican que el país vecino está de moda

La creciente fuerza de los clubes portugueses en Europa, ratificada en mayo cuando situaron a tres equipos en las semifinales de la Liga Europa que finalmente ganó el Oporto -frente al Braga, también luso-, ha hecho que el fútbol vecino se haya ganado un respeto y un nombre a nivel internacional. Es, además, un destino bien apetitoso para los jugadores españoles, que a falta de protagonismo en la Liga, se marchan allí. Ya se ha confirmado el fichaje del internacional Capdevila, ex del Villarreal que llega con la carta de libertad al Benfica, y el sevillista Capel está a un paso de firmar por el Sporting de Lisboa, por unos 3,5 millones. "El Benfica es el que más apostó por mí", dijo Capdevila. "Es una buena operación para todos", señaló Marcelino, técnico del Sevilla, en relación al traspaso de Capel. Ambos, no son pioneros, pero sí que refuerzan la idea de que Portugal está de moda en España.

Más información
Capdevila no encuentra la forma

El club que más futbolistas españoles acumula es el Benfica, que ya tuvo en 2004 a Camacho. Pero fue en 2007, con el periplo de Quique Sánchez Flores como entrenador y de Reyes como extremo, cuando se convencieron en la apuesta española. Entonces, el primero en llegar fue Javi García. El canterano del Madrid, considerado el año pasado uno de los mejores jugadores de la liga portuguesa, abandonó por segunda vez el club blanco en 2009 (ya estuvo cedido en Osasuna) por siete millones de euros, y con solo 20 años se convirtió en uno de los puntales de su equipo. "Es el mejor momento de mi vida y se lo debo todo al Benfica", dijo en una entrevista reciente.

Tras él llegaron Javier Balboa y Rodrigo Moreno, otros dos canteranos del Real Madrid que apenas han jugado, y el portero del Atlético, Roberto, una pieza clave para el equipo que ha alternado luces y sombras durante todo el año. Este verano, el Benfica ha vuelto a pescar en el mercado español. Fueron a por Nolito, delantero del Barça B que con 24 años no entraba en los planes del primer equipo -"¿Venir aquí? No lo he dudado dos veces", dijo- y a por Capdevila. De paso, vendieron a Coentrao al Madrid por 30 millones de euros

En el Sporting de Lisboa, casualmente el eterno rival del Benfica. Está Alberto Zapater, ex del Zaragoza y del Genoa, que lo cambió por su teórica estrella: Miguel Veloso. Zapater no ha decepcionado en su primera campaña, suplente al inicio y titular al final. En el Braga está José Antonio Collado, ex del Atlético B; y en el Académica de Coimbra estaba hasta hace bien poco Enrique Carreño, recientemente traspasado al Diósgyor, húngaro. Ellos son el ejemplo de que Portugal es una tendencia que empieza a coger fuerza y que, de momento, funciona.

Capdevila, con Rui Costa, en su presentación como jugador del Benfica.
Capdevila, con Rui Costa, en su presentación como jugador del Benfica.TIAGO PETINGA (EFE)
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS