_
_
_
_
_

Isco cuesta seis millones y algún disgusto

El Málaga paga la cláusula de rescisión del centrocampista al tiempo que desde el Valencia lamentan su marcha

El Málaga va en serio. Así lo demuestra su propietario, el jeque catarí Al-Tahni. A la ampliación hasta 2015 del contrato del técnico, Manuel Pellegrini, se ha unido otro gesto de futuro con el fichaje de Francisco Alarcón Suárez, conocido como Isco, la joya de la cantera del Valencia y que el pasado mes de abril cumplió 19 años. El Málaga no ha tenido ninguna duda ni reparo para pagar los seis millones más IVA al contado que figuraban en la cláusula de rescisión del joven mediapunta, que llegó al Valencia con 14 años procedente del Atlético Benamiel, el equipo malacitano de Arroyo de la Miel, la población natal de Isco, que deshace el camino trazado cinco años atrás.

Las sensaciones causadas en el Valencia por la marcha del futbolista con más talento de su cantera, comparable a lo que en su día fue David Silva -pero él dejó talento, triunfos y 33 millones de euros con su pase al Manchester City-, son contradictorias. "Los seis millones recibidos por el obligado traspaso de Isco resultan un buen negocio", señalan desde el club, conscientes de que las urgencias económicas del Valencia no permiten planteamientos a largo plazo. Al técnico Unay Emery, sin ir más lejos, le renuevan año a año y en función de objetivos. "Es una baja importante para el Valencia y para su futuro", replican, sin embargo, otros trabajadores del club.

El principal valedor de Isco en Mestalla, el director deportivo, Braulio Vázquez, entendía que el joven centrocampista ofensivo tenía mucho fútbol en sus pies, que podía guiar al equipo en los años venideros. Por eso, en las últimas semanas, Braulio propuso blindar a Isco. Pero ya era demasiado tarde; el Málaga le había ofrecido un buen contrato por cinco temporadas, además de regresar a casa y un puesto en la primera plantilla en un club de Primera ambicioso y con un entrenador paciente con los jóvenes, como demostró en el Villarreal con Cazorla. En el Valencia, por el contrario, tampoco le garantizaban un puesto con los profesionales, por más que se entrenara con ellos. "Yo no me quiero meter ya en quién es el culpable o no, pero creo que es una pérdida brutal. Me siento orgulloso de haber compartido un año con él", señala Saúl, futbolista del filial ché. "Se va al equipo de su tierra para jugar en Primera con un gran proyecto deportivo. Para mí ha hecho bien", intercedió Ximo Navarro, ex del Valencia B y ahora en el fútbol griego, a través del Twitter.

Isco debutó en el Valencia el año pasado en un partido de la Copa ante el Logroñés con una curiosa tarjeta de presentación: dos goles y uno de ellos para enmarcar, tras deshacerse de cuatro contrarios. "Era la esperanza para la afición valencianista", recuerdan desde el club. Así lo entienden también las selecciones inferiores de España; el mes pasado, un gol suyo de falta directa con la sub 19 y ante Inglaterra significó el pase a la fase final del Europeo. Isco, sin embargo, se perderá la cita porque estará en el Mundial sub 20 de Colombia, acostumbrado a quemar etapas antes de tiempo. Ahora llega al Málaga. "Estoy contento por tener la posibilidad de volver a casa y porque se haya apostado por un jugador joven", ha aclarado el futbolista. Ha costado seis millones de euros y más de un disgusto.

Isco posa con la camiseta del Málaga.
Isco posa con la camiseta del Málaga.WEB OFICIAL DEL MÁLAGA

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_