Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"El equipo chiflado, sin rumbo"

La prensa argentina arremete con dureza contra la selección y critica el desbarajuste táctico

Argentina sigue sin encontrarse. El empate la pasada madrugada -el segundo en dos partidos- cosechado anoche ante Colombia (0-0), parece haber terminado con la paciencia y el periodo de prueba otorgado al equipo del Checho Batista, al esquema y a los jugadores. La delicada situación en la que queda la albiceleste ha desatado las críticas en el país anfitrión de la Copa América, cuyo descontento aparece reflejado en los medios.

"Sin rumbo", titula La Nación. "El empate cero a cero desnudó que la selección está lejos de entusiasmar y que el libreto necesita ser revisado. Las atajadas de Romero fueron el sostén para atesorar una frágil ilusión". Tampoco le convencieron los resultados obtenidos por Batista en su intento por asemejar el juego al del Barcelona: "Las ideas de un equipo que está supuestamente diseñado para ser pensante en un juego de toque y elaboración se fueron descontrolando y las muecas de disgusto asomaron en la presentación. (...) Poca sorpresa y escasas asociaciones fueron desmoronando el andamiaje. Se pretendió imponer ritmo, pero faltaba fluidez. Todo resultaba muy confuso. (...) El equipo atacó sin imaginación, apelando a arrestos individuales. Una fórmula que está muy alejada de la que proyecta con sus contradictorias declaraciones el técnico Batista".

En su afán por encontrar la fórmula mágica, el seleccionador ha creado un triple pivote compuesto por Banega, Mascherano y Cambiasso. Pero su incapacidad para crear juego le ha hecho ser una de los objetivos predilectos de las críticas: "Los tres 5 suenan muy contradictorios cuando el equipo no recupera la pelota. En el primer tiempo, se generaron cinco tiros libres por no poder ganar una dividida. Cambiasso, por momentos, juega más adelantado que Messi, Banega se embrolla solo y la señal de desconcierto provoca a un Mascherano corriendo como desaforado sin sentido", explica el diario deportivo Olé, que titula su crónica con un expresivo: "Un equipo chiflado".

También subraya la falta de entendimiento entre el tridente ofensivo que componen Messi, Tévez y Lavezzi: "Messi se mueve y no encuentra su lugar en el mundo de la selección. Tevez parece incómodo por la izquierda y tampoco muestra ideas. Lavezzi recibe una asistencia maradoniana de Lio (lo único que hizo el mejor del mundo en el partido) y define como un amateur".

El desempeño de Messi con su país continúa en entredicho y Clarín incide en la conocida teoría de que el rosarino echa de menos a algunos de sus compañeros en el conjunto azulgrana: "La Pulga fue otro de los grandes responsables de la mala noche argentina. ¿Pero por qué recae en él parte de la decepción? Porque no sólo el técnico carga al jugador con la responsabilidad de ser el dueño de un equipo que no le responde, lo hacen sus compañeros también. Y encima las cosas no le salen, porque no encuentra a su Iniesta o a su Xavi para parecerse al del Barcelona. Y el jugador sufre y se fastidia. Y la gente también", ante una Colombia que "mereció ganar".

Más lírico se puso Crónica tras el empate ante la selección cafetera: "No hubo café, solo una lágrima".