Ya no hay secretos para Márquez

El español, que hizo cuatro ceros en las primeras jornadas, gana su tercera carrera, por delante de Bradl, a quien persigue también en la clasificación

Le ha salido un contrincante a Stefan Bradl, 21 años, alemán, hijo del subcampeón de 250cc en 1991, Helmut Bradl, el piloto más cotizado de la parrilla de Moto2, ese por el que se pelean los equipos de MotoGP, que lo quieren tener en su taller el año que viene. Pero Marc Márquez, 18 años, español, vigente campeón de 125cc, debutante en la categoría intermedia, con cuatro ceros en este estreno acelerado y optimista, el que destrozaba el crono en los entrenamientos de pretemporada, suma tres victorias y un segundo puesto en las últimas cinco carreras. Y como ya le ocurrió en el curso pasado, el de su eclosión definitiva en la categoría de las motos pequeñas, endereza sus erorres y la mala fortuna al inicio del curso a gole de triunfos.

Soberbia la actuación del alemán, líder del Mundial, Márquez ataca su dominio con tenacidad desde que la semana pasada, en Assen, aprovechara de la mejor de las maneras la caída de Bradl. Con aquella victoria y la de este domingo en Mugello, el chico de Cervera es ya el piloto más joven en lograr dos triunfos consecutivos en la categoría intermedia. Le usurpa el récord a Dani Pedrosa, a quien admiraba de pequeño por su elegante trazada, que a él no le cuesta demasiado imitar, y con quien comparte patrocinador.

Arrancó la prueba desde la pole y aunque perdió esa primera posición en unas cuantas ocasiones, siempre en una curva a la derecha, algunas veces a favor de Bradl, otras de Bradley Smith, a la postre tercer clasificado. Pero Márquez, que tomó el riesgo de tomar el último giro, traicionero, en cabeza, con Bradl y Smith pegados a su colín, aguanta lo que le echen. Si su Suter tiene el día bueno y anda mejor que ninguna otra de las motos de la parrilla se lanza con ella en un paseo en solitario, constante, fino, paciente; si esta tiene que pelearse con cuatro o cinco moto más, como ha sido el caso este domingo, el chaval aprieta los dientes y afronta cada curva como si fuera la última. En Mugello se sumaron a la fiesta también pilotos como Alex De Angelis, clasificado en segunda posición, o Andrea Iannone, que protagonizó una de sus habituales remontadas, desde la 14ª posición al grupo de cabeza. Finalmente, fueron cuarto y quinto clasificado, respectivamente, después de dar juego a los favoritos, Bradl y Márquez.

Tras ellos, poco parecía importar, porque rodaban en cabeza los aspirantes al título y sobre todo, porque Pol Espargaró, que estaba cuajando un buen fin de semana, no pudo salvar una caída cuando rodaba en séptima posición. Regresó a la pista pero solo pudo ser 28º.

Marc Márquez leventa el trofeo de ganador del Gran Premio de Italia.
Marc Márquez leventa el trofeo de ganador del Gran Premio de Italia.TONY GENTILE (REUTERS)

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS