"He recuperado el deseo competir"

Laure Manaudou, triple campeona mundial y medallista olímpica, anuncia su regreso después de tres años alejada de las piscinas

"Sí, he recuperado el deseo competir", dice la nadadora francesa Laure Manaudou en las páginas del diario Le journal du dimanche de hoy. Su propósito firme es llegar a los Juegos Olímpicos de Londres el año que viene. "Necesito tiempo. Todavía no estoy al nivel necesario para competir en unos Mundiales pero estoy en ello", matiza la campeona olímpica en Atenas y que hace dos años decidió retirarse hastiada de los entrenamientos y la alta competición.

Tras el receso, la ambición por ganar vuelve a invadir a Manaudou, triple campeona mundial y medallista olímpica en 2004. "Cualquier nadador que haya participado en unos Juegos quiere volver, pero hay un largo camino hasta allí. Lo primero de todo, debo clasificarme", recalca; "la idea es poder ser competitiva a nivel internacional. Vuelvo porque me gusta nadar y ganar".

Controvertida y genial a dosis iguales, la francesa ha dado muchos bandazos a lo largo de su carrera y su posible retorno genera escepticismo en el mundo de la natación. Capaz de deslumbrar en Atenas con un oro (400 metros libres), una plata (800 metros) y un bronce (100 metros espalda) con tan solo 17 años. Cuatro años después, en los de Pekín, su actuación resultó decepcionante.

Pero ya era una estrella en Francia. Una estrella polémica. Había roto con su entrenador, Philipp Lucas, y se había ido a Italia para preparar esos Juegos junto a su novio de entonces, Luca Marin. Justo después de terminar con él, en 2007, se filtraron unas fotos suyas por la Red de alto contenido erótico y su carrera entró en barrena. Se convirtió en la comidilla del pequeño mundo de la natación y su nombre se asociaba más al papel couché y a la televisión que al deporte.

En 2009 no pudo más. "Lo dejo, no es una decisión fácil de tomar pero la he madurado", declaró meses después la nadadora, de origen griego.

Hoy, tres años más tarde, su antiguo preparador francés supervisa de nuevo sus brazadas y su vida ha cambiado por completo. La razón, la pequeña Manon. "Después de ser madre veo todo de otra forma. Tengo una niña que me exige mucho y ya no puedo hacer las mismas tonterías", admite en el diario francés; "ya no soy esa niña inaccesible y caprichosa". Pese a que su programa de entrenamientos no está definido, ya apunta a un objetivo: "el 400 libre es demasiado duro y me duelen las piernas. Mi objetivo serán los 100 y los 200 metros espalda y libre". En Londres 2012 tendrá solo 25 años.

Laure Manaudou, en una imagen de archivo.
Laure Manaudou, en una imagen de archivo.S. NOGIER (REUTERS)
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS