Callejón, billete de ida y vuelta

El delantero, seguidor de Casillas desde que le regaló sus guantes cuando era recogepelotas, regresa al Madrid tres temporadas después de marcharse al Espanyol

José María Callejón (Motril, Granada; 1987) alucinó un día, cuando jugaba en las categorías inferiores del Real Madrid. Tras el partido que disputaba el equipo blanco frente al Atlético, Casillas se quitó los guantes y se los dio a él, que aquel día le había tocado ser recogepelotas en el Bernabéu. Unos años después, aquel muchacho creció, salió del club merengue, recaló en el Espanyol y provocó, también en el estadio merengue, la expulsión más rápida de la historia de la Liga. El que vio la roja fue, precisamente, Casillas, que tuvo que abandonar el campo a los dos minutos de partido. Ahora que el Madrid le ha repescado por cinco millones de euros, Callejón compartirá vestuario con ese potero que un día le hizo feliz con sus guantes.

Poco imaginaba Callejón que acabaría en el primer equipo del Madrid cuando jugaba al fútbol con su hermano Juanmi- ahora en el Córdoba- y con su primo Antonio en la casa de su abuela. Llevaba el balón grabado en los genes, puesto que su padre, frutero de profesión, había llegado a jugar en Tercera con el Motril, el equipo de la localidad natal de Callejón. Su obsesión por el balompié era tal que jugaba hasta en casa con una pelota de goma. Sus ídolos entonces eran Ronaldo y Savio. Finalmente, Callejón entró en un equipo llamado Costa Tropical, después destacó en un campeonato con la selección granadina y el Madrid le fichó, junto a su hermano, cuando tenía 14 años.

En las categorías inferiores del club blanco maravilló como delantero: en su primera temporada marcó 30 goles y en la última, en 2008 con el Castilla, consiguió 21 dianas y se erigió máximo goleador de Segunda División. No fue suficiente para el Madrid, que le dejó marchar al Espanyol. "Fue raro que no me dieran la oportunidad", repetía Callejón a menudo durante su estancia en Barcelona. Los blancos, sin embargo, se reservaron una opción de recompra durante las primeras dos temporadas, aunque no la ejecutaron. Ahora, regresa al club que le vio crecer después de disputar 97 partidos y marcar 10 goles -seis en la última temporada- con el conjunto perico. Su regreso fue una exigencia del entrenador del Madrid, José Mourinho, que se puso en contacto con las altas instancias blanquiazules y conversó con el futbolista. Ahora, Callejón compartirá el vestuario con su ídolo, con Casillas.

José Callejón.
José Callejón.DANNY MOLOSHOK (Reuters)
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS