Digna Murillo: "Mi exclusión ha sido un acto racista"

La atleta niega haber vuelto a entrenarse con el técnico implicado en la Operación Galgo, Manuel Pascua, y critica que la federación de atletismo haya decidido apartarla del equipo

Digna Luz Murillo, apartada del equipo español de atletismo que participó este fin de semana en el Campeonato de Europa de Estocolmo por volver a entrenarse con Manuel Pascua, calificó de "acto racista" la medida y niega que esté ejercitándose con el técnico imputado en la Operación Galgo contra el dopaje.

"No sé si lo han hecho porque soy negra o porque soy de origen extranjero, porque llevo casi un mes entrenándome sola, con los planes de mi entrenador, Rafael Blanquer. Creo que se trata de un acto racista, de otra forma no me lo puedo explicar", declaró la velocista nacida en Colombia. Murillo apareció en una foto publicada por el diario Público con Manuel Pascua en la pista del polideportivo Valle de las Cañas de la localidad madrileña de Pozuelo, justo el día en que iba a viajar con el equipo español a Estocolmo para participar en el campeonato de Europa de selecciones en las pruebas de 100 y 4x100 metros.

Más información
No hay Europeo para Digna
Marta Domínguez, en libertad con cargos tras ser detenida por suministrar sustancias dopantes a atletas
La juez depura la Operación Galgo
Digna, apartada del equipo español
Los implicados en tramas de dopaje no podrán representar a España

La velocista declara que: "ese día, ya al final de la sesión, apareció por allí Manolo y me saludó. Yo no voy a negar el saludo a una persona que me ha ayudado desde que llegué a España". En la fotografía se la vé corriendo ante la mirada de Pascua. "Ese día, como tenía que viajar, me entrené por la mañana allí, cerca de mi casa (vive en el pueblo cercano de Majadahonda). Estaba con mi compañera Kudi (la atleta nigeriana Kudirat Akigbe). No tenía tiempo de hacer series, rodé un poco e hice técnica. Lo que me había dicho mi entrenador (Blanquer). Estábamos ella y yo solas en la pista. Me faltaban un par de salidas de tacos cuando llegó Manolo, porque creo que entrena allí a sus hijas, y me saludó. Nada más. Los chicos que estaban allí en ese momento entrenando baloncesto pueden atestiguarlo", comentó.

Murillo, esposa del futbolista del Atlético de Madrid, Luis Perea, piensa que ha podido ser víctima de un complot porque tiene la impresión de que la estuvieron siguiendo desde hacía varios días. "Mi compañera Kudi se fijó en que un hombre solía situarse medio escondido en la grada, al final del cien, y le pareció raro, pero yo no le di importancia porque nunca imaginé que pudiera pasarme algo así".

"Mi exentrenador (José Luis Martínez, el que le asignó la Federación Española tras la inhabilitación de Pascua) es amigo de un periodista del diario Público que tal vez iba buscando notoriedad y la verdad es que la ha obtenido", añadió. Un portavoz del periódico negó este extremo.

La velocista insiste en que nadie le ha prohibido saludar a Pascua. "No tengo por qué salir huyendo cuando él aparezca a 100 metros. Nadie me ha dicho eso. Sé perfectamente que no puedo entrenarme con él, pero nunca lo he hecho en los últimos tiempos".

Una vez en Estocolmo, la Federación Española le comunicó que debía regresar a España sin competir. "Me dijeron, casi como pidiéndome un favor, que regresara, que me tenían que apartar porque había una foto en la que yo aparecía con Pascua y el Consejo Superior de Deportes estaba apretando mucho".

Murillo se declara "muy tranquila, dispuesta a seguir entrenándome con los planes de Rafa (Blanquer, director técnico del club Valencia Terra i Mar, al que pertenece la atleta)". "No he cometido ningún delito y estoy segura de que Dios pelea por mí. Si la justicia humana se equivoca, Dios me va a hacer justicia. No estoy sola", concluyó la campeona de España de 100 metros.

El presidente de la Federación Española, José María Odriozola, declaró el domingo pasado desde Estocolmo que el caso de Digna Murillo "tendrá que ser estudiado en su contexto".

Digna Luz Murillo, durante un entrenamiento en el Centro de Alto Rendimiento de Madrid.
Digna Luz Murillo, durante un entrenamiento en el Centro de Alto Rendimiento de Madrid.ÁLVARO GARCÍA

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS