Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Alcorcón ya no mira el retrovisor

Conseguido el objetivo prioritario de la salvación, el equipo madrileño persigue la fase de ascenso en su primer año en Segunda

El Alcorcón quiere más. Tras haberse asegurado la permanencia ante el Granada, el equipo con el presupuesto más bajo de la categoría encara las últimas tres jornadas con la intención de meterse en la fase de ascenso. Pese a que hasta ahora el club se ha mostrado reticente a la hora de hablar de esta posibilidad, los jugadores y el entrenador comienzan a asumir un reto del que le separan cuatros puntos y tres equipos. El sábado, contra el Recreativo, (18.00, La Otra) comienza la recta final para lograr la guinda a un curso perfecto.

Cartagena, Xerez y Valladolid son los clubes que se interponen en su camino. "Es una temporada para enmarcar. Con uno de los presupuestos más bajos, o el más bajo, estamos codeándonos con estos equipos. Es increíble", afirma Fernando Sales, el autor del primer gol de la historia alfarera en Segunda División. Otra de las dificultades que ha sorteado el equipo es la falta de experiencia. Ante el Granada, el encuentro pasado, Sales fue el único futbolista del once inicial que el año pasado jugó en la división de plata. "He tratado de aportar mi experiencia [estuvo en el Sevilla que ganó la UEFA en 2006], pero lo importante es la piña que hemos hecho", explica el veterano centrocampista de 33 años. Anquela cree que aunque hay que pelear por el ascenso, es necesario huir de los excesos de euforia: "Claro que hay que luchar por subir. Pero la memoria es muy corta y la gente se olvida de lo que éramos hace un año y de que estábamos asustados por tener que jugar contra el Granada. El objetivo para el próximo año debería pasar por consolidarse en Segunda. No hay que olvidar que en el fútbol se vive según el dinero que tengas", apunta.

El Alcorcón juega fuera dos de los tres partidos que le restan (Recreativo y Valladolid; mientras que recibe al Betis). Es su asignatura pendiente, ya que lejos de Santo Domingo solo ha ganado tres encuentros, por los 14 que ha vencido como local. "Últimamente hemos mejorado en las salidas. Somos un equipo más serio y damos menos ventajas", apunta Anquela. Una teoría que confirma Quini, el goleador del conjunto, con 21 tantos: "Fuera de casa hemos dado muchas facilidades, aunque vamos hacia arriba en ese sentido. Lo que pasa es que en Segunda los equipos van a muerte en su campo y es muy difícil". "La mayoría de las veces, la diferencia no ha sido tanta, lo que pasa es que los partidos se deciden por detalles y estos han caído del otro lado, mientras que en casa nos han favorecido. Pero tenemos mucha confianza en lo que hacemos. Sabemos que si sacamos los últimos nueve puntos, tenemos grandes opciones de meternos en la fase de ascenso", explica Sales.

"La clave del éxito ha sido la ilusión y la rabia que tuvimos cuando antes de empezar ya nos daban por descendidos", se sincera Quini. "Nos daban por muertos antes del primer partido", añade Sales. "Nos gustan los retos. La gente dice muchas cosas, pero no saben el orgullo y el corazón que tiene este equipo. Nosotros hemos ido apuntando las cosas que hemos oído, sin ánimo de revancha, pero sí para demostrar que somos duros de pelar", sostiene el entrenador.

Pese a la nueva meta, desde el equipo no se cansan en subrayar la importancia de lo conseguido. "Llegar al último partido con opciones de luchar por algo que no sea la permanencia ya es todo un lujo. Hay que valorar mucho lo que hemos hecho y el que no lo haga se estará llevando a engaño", advierte Sales. "Cuando se consigue algo tan bonito, de la manera en la que lo hemos hecho, se debe disfrutar. Pero ahora que estamos aquí sé que vamos a seguir y a disfrutar", afirma Anquela.

"La temporada del equipo es de 9'9", dice Quini. Una nota semejante a la "matrícula de honor" que le puso el técnico tras firmar la permanencia. ¿Y si se logra la fase de ascenso? "Entonces le tenemos que poner el cum laude", admite el entrenador.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.