Bostezos camino de la 'Champions'

El Villarreal empata a nada ante el Almería y certifica el cuarto puesto

Fue un partido aparente. No pasó nada. Y la ficción derivó en un empate sin goles que le salió más rentable al Villarreal que certificó la cuarta plaza que le da acceso a la Liga de Campeones en un encuentro sin ritmo ni pasión. Sin apenas público ni ánimo en la grada, sin tensión y liberado de toda presión el Almería, acomodado el conjunto de Garrido, confiado en su superioridad técnica y su virtualmente asegurada plaza de Liga Campeones, el partido tuvo un aire amistoso, deportivamente jugado y escasamente competido.

Como acostumbra, tocó una y otra vez el Villarreal hasta aburrir, mientras el Almería no tuvo el valor de quitarse el corsé y utilizó un doble pivote de corte defensivo. Roberto Olabe no permitió alarde y gusto alguno a su equipo. Más que conseguir una victoria honrosa daba la sensación de no querer sufrir una derrota indigna. Ni el academicismo de Lillo, ni la alegría ofensiva de Oltra, ni la prudencia de Olabe han servido al Almería, que se despide de Primera División tras cuatro temporadas consecutivas en la élite.

ALMERÍA, 0 - VILLARREAL, 0

Almería: Esteban; Michel Macedo, Marcelo Silva, Carlos García, Luna; Pellerano (Acasiete, m. 60), Bernardello; Juanma Ortiz, Corona, Piatti; y Ulloa (Goitom, m. 68). No utilizados: Diego Alves; Jakobsen, Juanito, Ortiz Bernal y Uche.

Villarreal: Diego López; Mario, Marchena, Musacchio, Capdevila; Bruno, Senna (Cani, m. 58); Borja Valero, Cazorla; Nilmar (Wakaso, m. 78) y Rossi (Marco Ruben, m. 57). No utilizados: Diego Mariño; Cicinho, Joan Oriol y Catalá.

Árbitro: Estrada Fernández (Colegio Catalán). Amonestó a Ulloa, Piatti, Pellerano, Bernardello y Mario.

Unos 10.000 espectadores en el estadio de los Juegos Mediterráneos. Se guardó un minuto de silencio en honor a Severiano Ballesteros.

Con cierta cadencia y demasiada pausa se desplegó el Villarreal ante un Almería bien replegado y que dejaba hacer al rival. Tanto, que a los dos minutos permitió varias combinaciones entre Rossi y Nilmar al borde del área ante, eso sí, la atenta mirada de cinco defensores rojiblancos. Se plantó el delantero brasileño ante Esteban y no pudo salvar el cuerpo del veterano portero, que poco después y nuevamente solo frente a Nilmar, sacó el pie para abortar el gol que se le resiste al internacional canarinho desde hace demasiadas jornadas y que le han estancado en los 11 goles. Tocaba y tocaba el Villarreal y, tras varias combinaciones consecutivas, Mario, cual delantero, se encontró en el centro del área y su disparo a portería pareció un despeje de un lateral derecho, lo que realmente es el canterano que ha convertido en invisible a Cicinho, el refuerzo amarillo en el mercado invernal.

Visto que la puntería del Villarreal no andaba fina, se soltó el Almería tras el descanso, que tampoco hubiese hecho falta ya que nadie había dado un paso de más en una primera parte de campo y playa. El conjunto andaluz le puso una pizca más de intensidad. Y a punto estuvo de adelantarse con un remate de cabeza de Carlos García al larguero. Y como a Garrido, siempre ambicioso, no le gustaba lo que veía, introdujo el picante de Cani por la razón de Senna, que después de cuatro meses lesionado su cuerpo no le da para más de 60 minutos. También entró Marco Ruben, rematador y vertical, por un Rossi inusualmente indolente. Olabe cambió piezas por réplicas. Se marchó Pellerano por Acasiete, central por central. Y también lo hizo Ulloa por Goitom, delantero por delantero, más de lo mismo. Al final, el encuentro resultó más aparente que verdadero. No pasó nada.

El Villarreal empata a nada ante el Almería y certifica el cuarto puesto. Vídeos de la Liga BBVA

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50