Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Crouch no da una

Tras pifiarla ante el Madrid en Europa, el delantero del Tottenham se cuela un gol en propia puerta que regala al Manchester City el pase para la 'Champions'

Definitivamente, no es la temporada de Crouch. El talludo ariete del Tottenham condenó a su equipo con un gol en propia porta en el decisivo encuentro en el campo del Manchester City (1-0), que puso punto y final a la lucha por el cuarto puesto de la Premier, el último válido para disputar la próxima Champions. Los spurs dicen adiós, junto al Liverpool, que se queda a siete puntos de los citizens, a las pocas esperanzas que subsistían de volver a competir en la Liga de Campeones, de la que se despidieron el mes pasado. También en este caso la pifió Crouch, que fue expulsado a los 15 minutos de la ida de los cuartos de final contra el Madrid, en un duelo que acabaría 4-0.

El equipo de Roberto Mancini, que hasta febrero estuvo peleando con el Manchester United y el Arsenal por la primera posición, consigue su primer objetivo y puede poner el broche de oro a la temporada si gana al Stoke City el sábado en la final de la FA Cup. El conjunto del español David Silva se presenta como el favorito tras eliminar al otro equipo de la ciudad, el Mancheter United, que por su lado está a un paso de proclamarse campeón de la Premier y en la final de la Champions, ante el Barça. Después de gastar cientos de millones en fichajes estelares, el jeque Mansour bin Zayed empieza a ver los resultados. Aunque el técnico italiano no pasó un año tranquilo entre las indisciplinas de Balotelli, la mala relación con Tévez y el positivo de Kolo Touré. Esta noche, el tanto que selló la vuelta del Manchester City a la máxima competición continental tras 42 años, llegó de un centro de Milner. Crouch, que el año pasado por estas fechas y en el mismo estadio había marcado el 0-1 decisivo, hoy lo hizo en la portería equivocada.

El Milan se queda sin doblete

El Milan, flamante campeón de la Serie A, se quedó fuera de la Copa tras perder dos a uno en el campo del Palermo (2-2 en la ida). Con esta derrota el Milan se queda sin opciones de lograr el doblete, hazaña que nunca ha conseguido a pesar de su laureada historia. El Palermo, que después de un buen comienzo de temporada se desinfló con el pasar de los meses, puede remediar el curso ganando el que sería el primer trofeo de su centenaria vida (solo dos veces fue subcampeón, en 1974 y 1979). El entrenador Delio Rossi, que hace dos años ganó la Copa en el banquillo del Lazio, arreglaría una temporada complicada. Resulta que el volcánico presidente del Palermo, Zamparini, le echó del banquillo tras un estrepitoso 0-7 ante el Udinese. Pero, incorregible, impetuoso, el propio Zamparini despidió, cuatro encuentros después, al sustituto Serse Cosmi -depcionado por la gestión deportiva del técnico- para darle de nuevo la batuta a Rossi. En la final se medirá al ganador del Inter-Roma (Canal + Fútbol. 20.45; 0-1 en la ida para los neroazzurri). El resultado entre el Milan y el Palermo, además, también le interesaba a otro grande del calcio, el Juventus, séptimo en la Liga, que se quedaría sin participar en la próxima Liga Europa si el Palermo se hiciera con la Copa.

El Lille, a un paso de conseguir la Ligue 1

En la Ligue1 el Lille venció a domicilio al Saint Etienne (1-2) y suma tres puntos que lo acercan a la conquista de la Liga francesa. El equipo norteño es líder, a siete puntos del Marsella, segundo, que juega mañana ante el Brest, a falta de tres jornadas. Después de siete años de dominio absoluto del Lyon, campeón desde 2002 hasta 2008, Francia puede vivir el próximo domingo el tercer cambio de corona en otros tantos años. El Lille heredaría el cetro que fue del Marsella el año pasado y del Girondins, en 2009. Un laurel que sería el cuarto de su historia y que falta desde 1954 en la vitrina del club, un año antes de que ganara la última de sus cinco Copas.

El Lille, así como el Borussia Dortmund, campeón en Alemania, está liderando su Liga con un equipo muy joven, que supera de poco los 25 años de edad de media. Entre los titulares solo el portero Landreau y el medio centro Balmont superan los 30 años. Sus estrellas son el senegalés Sow (25 años), goleador del equipo con 21 goles, Gervinho, marfileño de 23 años y, sobre todo, el belga Eden Hazard, de 20, que tiene un pie de seda. Esta noche, el gol de la victoria lo anotó Mavuba, -que estuvo algunos meses en el Villarreal-, francés de origen angoleño.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información