LIGA | MÁLAGA 2-0 ESPANYOL

Rondón empuja al mejor Málaga

El equipo de Pellegrini, casi perfecto, desborda a un flojo Espanyol

Un Málaga primaveral, desconocido, incansable en la presión y atentísimo en defensa, desmontó a un flojo Espanyol y rompió, de paso, una de las estadísticas que explican su situación en la zona de descenso: los de Pellegrini llevaban 44 jornadas de liga -desde febrero de 2010- sin encadenar dos victorias seguidas. El equipo local tuvo en Rondón al principal activo para lograr el mejor partido de cuantos se han visto esta temporada en La Rosaleda.

El delantero centro venezolano, con dos tempranos goles de delantero avispado, se convirtió una vez más en la tabla que permite a los locales aferrarse a la permanencia. Sin embargo, ayer todo el equipo -quién sabe si por los 50.000 euros por punto prometidos por el jeque Al-Thani en caso de lograr la salvación o porque Pellegrini ha logrado por fin afianzar conceptos- estuvo sobresaliente en todas sus líneas.

Málaga 2-0 Espanyol

Málaga. Caballero; Gámez, Demichelis, Weligton, Eliseu; Portillo (Sandro Silva, m. 73), Apoño, Recio, Duda; Seba Fernández (Juanmi, m. 79), Rondón (Maresca, m. 88). No utilizados: Arnau, Manu, Kris y Quincy.

Espanyol. Kameni; Javi López, Amat, Galán, David García; Baena, Verdú; Luis García (Eric López, m. 86), Sergio García (Thievy, m. 71), Álvaro Vázquez (Osvaldo, m. 60); Iván Alonso. No utilizados: Cristián Álvarez, Chica, Raúl Rodríguez y Molina

Goles. 1-0. M. 8 Rondón, tras controlar un balón en el área. 2-0. M. 26. Rondón, a pase de Portillo

Árbitro: Delgado Ferreiro. Amonestó a Rondón, Sergio García y Ama.

Estadio: La Rosaleda, 27.000 espectadores.

El Málaga convirtió en intensidad y concentración la simple aceleración mental que había mostrado en los partidos anteriores en casa. Tras el primer tanto, en el que Rondón, a pase del joven Recio, dejó en evidencia a Amat, los locales empezaron a presionar en todo el campo. Apoño no dejaba respirar a la zaga españolista y Seba Fernández, generoso en el esfuerzo y en las asistencias, desquiciaba a los de Pocchetino.

El Málaga, con Apoño y Duda como grandes distribuidores, no se cansaba de trenzar jugadas y de llevar peligro a la portería de Kameni, que fue el más destacado del Espanyol. En el minuto 26, Apoño dio un grandioso pase vertical a Portillo. El canterano, cada vez más descarado, dejó atrás a Galán y David García y mandó un centro a media altura, que Rondón, una pesadilla continua para la defensa, no podía fallar.

El Málaga no se dio por satisfecho, y siguió forzando con su asedio los errores del Espanyol. Kameni salvó dos goles cantados en un barullo entre Rondón, Portillo y Seba. Durante la segunda parte, los locales se dedicaron a administrar su renta con sabiduría y sin dar los habituales sustos a la grada, que acabó el partido coreando el himno del club, convencida de que el equipo, jugando así, se quedará en Primera.

Los jugadores del Málaga celebran un gol.
Los jugadores del Málaga celebran un gol.JULIÁN ROJAS
El equipo de Pellegrini, casi perfecto, desborda a un flojo Espanyol. <strong><a href="http://www.elpais.com/buscar/liga-bbva/videos">Vídeos de la Liga BBVA</a></strong>

Regístrate gratis para seguir leyendo

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS