Javito, el "sin papeles" del Dépor

Una sucesión de despropósitos del Deportivo y del Aris de Salónica concatenados con un "vuelva usted mañana", versión FIFA, mantienen a Francisco Javier Perales, Javito, en un limbo difícil de comprender. Ayer, un juez del máximo organismo futbolístico denegó al club gallego el pase del jugador, decisión tomada tras casi mes y medio de espera.

El Deportivo acudirá ahora al Tribunal de Arbitraje Deportivo, dependiente del Cómite Olímpico Internacional, sabedor de que hay un precedente muy próximo por el que el Catania, en una situación similar con el Saint Ettiene, ha conseguido un transfer provisional para el delantero Gonzalo Bergessio, pero también de que el mismo tribunal se lo denegado a William Ferreira, uruguayo que esperaba debutar con el Valladolid, y sobre el que se litiga si fue fichado fuera de plazo en el mercado invernal.

Pero la situación de Javito es especial, sobre todo porque el jugador llegó el 31 de enero a A Coruña para ayudar al equipo tan sólo en la recta final de la temporada. Tiene cerrado un compromiso plurianual para regresar a Grecia e integrarse a partir del 1 de julio en las filas del Olympiacos. Precisamente, fue Ernesto Valverde, técnico del equipo de El Pireo, el que alertó al técnico deportivista, Miguel Ángel Lotina, sobre las cualidades de este extremo diestro curtido en la cantera del Barcelona y que en Salónica, donde acababa contrato, vivía una situación complicada tras filtrarse su fichaje por el club de la capital helena.

El Deportivo suponía una buena estación de paso porque demás le ofrecía debutar en la máxima categoría de su país. A los cuatro días de llegar al equipo gallego Lotina le dio galones de titularidad en la visita al Getafe, pero la noche anterior ya en el hotel madrileño de concentración, el club le avisó de que no disponía del transfer.

Se había generado un sainete generado por un ingenio denominado transfer matching system, un sistema de transferencias informatizado que desde esta temporada tienen que cumplimentar los clubes de diferentes países que lleguen a un acuerdo por un futbolista. Pero si la información que introducen ambas partes es divergente el sistema se bloquea. El Depor escribió que fue cesión y el Aris traspaso, pero además los griegos no cumplimentaron su parte hasta tener la primera parte del pago acordado, 60.000 euros de un total de 150.000 que se completarían en tres plazos más.

Vistas las discrepancias y los retrasos, la FIFA denegó el pase hasta que fallara el juez único de la Comisión del Estatuto del Jugador, que se tomó mes y medio para decir que no, que no se autorizan cesiones cuando quedan menos de seis meses para cumplir contrato. Mientras tanto, Javito ha entrenado con el Deportivo entre el desasosiego, la resignación y el cachondeo de un vestuario que, de manera jocosa, ya le conoce como el "sin papeles".

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50