Ayón se come al Barça

El Fuenlabrada rompe la racha de 21 triunfos consecutivos del Regal Barcelona (69-66)

Los pasos con los que Ndong echó a perder la última posibilidad del Regal Barcelona en Fuenlabrada, forzados en buena medida por la asfixiante defensa de Gustavo Ayón, resumieron el partido en que el campeón de Europa, el equipo que llevaba 21 victorias consecutivas, hincó la rodilla ante una modesta formación, plagada de jornaleros del baloncesto, incluido Xavi Rabaseda, cedido por el equipo azulgrana.

El partido lo dominó de cabo a rabo el Fuenlabrada, que se adueñó del ritmo de juego, casi siempre con posesiones largas, y se apoyó en una defensa que agobió a los azulgrana. Y en ataque, el equipo de Salva Maldonado, se expresó especialmente en un pívot mexicano, Ayón, que causó estragos en el interior de la pintura azulgrana. Sus 24 puntos, ocho rebotes, dos balones robados y dos tapones, le convirtieron en un problema que el Barcelona no acertó a solucionar.

FUENLABRADA 69 - BARCELONA 66

Baloncesto Fuenlabrada (25+15+20+9): Colom (4), Kus (16), Rabaseda (1), Ayón (24) y Guardia (-) -cinco inicial-, Mainoldi (15), Laviña (-), Valters (5), Biyombo (2) y Cortaberría (2).

Regal F.C. Barcelona (18+12+21+15): Rubio (6), Navarro (20), Grimau (4), Morris (9) y Ndong (6) -cinco inicial-, Sada (2), Lakovic (-), Perovic (7), Vázquez (1), Ingles (-), Lorbek (2) y Anderson (9).

Arbitros: Martín Bertrán, Bultó y Peruga. Excluyeron por cinco faltas personales a Víctor Sada (m.39).

Incidencias: partido correspondiente a la vigésima tercera jornada de la Liga ACB disputado en el pabellón 'Fernando Martín' de Fuenlabrada (Madrid) ante 5.326 espectadores, prácticamente lleno. Asistieron al

partido el 'General Manager' de Los Angeles Lakers, Match Kupchak, su director de ojeadores, Adam Filippi, y el asistente del primero, Ronnie Lester, que siguieron en especial a Gustavo Ayón.

Más información
El 'Titán' mexicano pide paso

Ayón, de 26 años y 2,06 metros, es un pívot que se ha forjado en la LEB plata y oro, donde jugó el año pasado con el Tenerife y el Illescas. Contra el Barcelona hizo el partido de su vida porque sus promedios no llegaban a los 10 puntos y seis rebotes. Ni Lorbek, ni Morris, ni Ndong, ni Perovic, ni Vázquez, la tremenda batería de pívots del Barcelona, pudieron frenar a Ayón.

El pívot mexicano se benefició de la acertada táctica de Maldonado que logró que su equipo moviera con mucha paciencia y acierto el balón, con penetraciones que a menudo concluyeron con balones doblados que permitieron que Ayón se moviera con ventaja cerca del aro. El Barcelona llegó a acumular desventajas abultadas y reaccionó hacia el final. El problema es que Sada se cargó de faltas muy rápido y Lakovic apenas tuvo minutos y peso sobre en el juego. El equipo azulgrana estuvo muy espeso en ataque, no logró hacer valer la superioridad de sus pívots en el interior de la zona y falló muchísimo en los triples.

Solo Anderson aportó algunas rachas de agresividad y acierto al ataque del Barça. Aún así, gracias a su presión defensiva y a una buena racha de Navarro, estuvo a punto de remontar. Su reacción fue insuficiente y tardía ante un rival al que Kus y Valters acabaron de darle alas en los compases finales. Cayó el Barça. No lo hacía desde el 16 de diciembre, en la Euroliga, en la pista del Lietuvos Rytas. Y en la grada, del Polideportivo Fernando Martín estuvieron Mitch Kupchak, que siguió las evoluciones de algunos jugadores del Barcelona y probablemente tomó buena nota del partidazo de Ayón.

Guardia del Fuenlabrada y Ndong del Barcelona durante el partido.
Guardia del Fuenlabrada y Ndong del Barcelona durante el partido.Juan Carlos Hidalgo (EFE)

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS