Enorme Barça en Tel Aviv

Morris y los triples dan al equipo azulgrana la victoria y el primer puesto de su grupo tras corregir en la prórroga un grave error de Anderson

Todos, consolando a Anderson. Así acabó el Regal Barcelona el partido. Lo había ganado. Había conseguido su objetivo. Pero Anderson estaba hundido. Un grave error estuvo a punto de costar la victoria a su equipo. El Barça tenía el triunfo en el bolsillo. Ganaba por 71-73. Quedaban 1,4 segundos para el final. Pero Anderson cometió una absurda falta sobre Perkins cuando este todavía estaba en su cancha. No falló Perkins desde la línea de los tiros libres y forzó la prórroga. Pero en ella Vázquez y Navarro manejaron el ritmo de los acontecimientos con una soltura insospechada a tenor de cómo había discurrido el encuentro y el Barça se convirtió en el primero que es capaz de imponerse esta temporada en Tel Aviv.

MACCABI 85 - REGAL BARCELONA 92

Maccabi Tel Aviv (24+15+21+13+12): Pargo (19), Perkins (12), Eidson (13), Eliyahu (12), Schortsanitis (16) -cinco inicial- Blu (5), Hendrix (4), Pnini (2), Macvan (2) y Burstein (-).

Regal Barcelona (16+14+24+19+19): Ricky Rubio (6), Navarro (17), Anderson (14), Lorbek (8), Perovic (4) -cinco inicial-, N'Dong (6), Morris (19), Fran Vázquez (6), Lakovic (-), Sada (2), Grimau (-) e Ingles (10).

Árbitros: L. Lamonica (ITA), S. Pukl (SLO) y O. Latisevs (LAT). Eliminados: N'Dong (m.35), Perovic (m.39), Anderson (m.40), Eliyahu (m.42) y Perkins (m.44).

Incidencias: Asistieron al encuentro 11.500 espectadores, en partido correspondiente a la quinta jornada, grupo F, disputado en el Nokia Arena de Tel Aviv.

La victoria vale su peso en oro porque, además, asegura al Barça la primera plaza de su grupo y eso le permitirá disputar la eliminatoria de los cuartos de final con el factor cancha a favor. El principal mérito del Barça fue su resistencia a las embestidas iniciales del Maccabi. Mantuvo el tipo en las circunstancias más desfavorables, cuando perdía por 12 puntos y cuando tuvo que encajar el duro golpe moral derivado del grave error de Anderson. El Maccabi demostró su poderío con una primera parte de libro. Hizo de todo y casi todo bien. Su defensa tuvo tan a raya al Barça que muchos ataques le supusieron a este un auténtico tormento. No encontraba hueco por donde meter la bola en el interior de la zona, no hallaba posiciones de tiro, no lograba engarzar alguna transición rápida. Pargo, en cambio, era una bala. Entre Eidson, Perkins y él clavaron cuatro triples en el primer cuarto. Cuando no penetró Eliyahu, explotó su tremendo corpachón y a la vez su velocidad de movimientos Schortsanitis debajo mismo del aro. Más aún, la defensa del Maccabi, con Perkins sobre Navarro y muchas ayudas, dejó seco en la primera parte al máximo anotador del Barça, que, para colmo, sumó muy rápidamente su segunda falta personal.

Solo un par de triples de Morris y una puesta en escena muy aguerrida de Ingles, el único que fue capaz de romper a base de penetraciones la defensa del Maccabi, permitieron al Barça minimizar unos daños que llegaron a causar una desventaja de 12 puntos (28-16). Pero, tras el descanso, Morris reiteró sus aciertos en los tiros de larga distancia, el Barça convirtió 13 triples y Navarro se destapó cuando más lo necesitaban los suyos. El triunfo fue de los que consolidan el cartel de un equipo demoledor, el campeón y aspirante a repetir título en el Palau Sant Jordi.

Morris lanza a canasta
Morris lanza a canastaEFE

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS