Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:

El Sevilla se derrumba

Dos errores defensivos condenan a los de Manzano ante un Oporto que se sobrepuso al acoso local y aprovechó sus regalos

Hay competiciones con las que los equipos mantienen idilios. Apocado y tímido en la Liga, el Sevilla encontraba en la Liga Europa el escenario ideal para mostrar, aunque fuera a retazos, el fútbol que le hizo temible hasta hace poco tiempo. Tuvo la virtud el equipo andaluz de mostrarse competitivo ante un rival, el Oporto, trabajado hasta la extenuación por el joven Villas-Boas, con la personalidad suficiente como para presentarse en Nervión de forma autoritaria, con galones.

Y tuvo el defecto de tirar por la borda el encuentro con dos errores groseros en defensa, en particular el segundo, a cuatro minutos del final y que supuso una derrota inesperada tal y como se desarrolló el partido. Errores imperdonables en Europa, sobre todo ante rivales como el Oporto.

SEVILLA 1 -OPORTO 2

Sevilla; Palop; Cáceres, Sergio Sánchez, Fazio, Fernando Navarro; Jesús Navas, Medel, Rakitic (Romaric, m.77), Perotti (Capel, m.85); Kanouté y Luis Fabiano (Negredo, m.74).

Oporto: Da Silva; Sapunaru, Pires, Otamendi, Perdomo; Varela (Guarin, m.68), Reges, Santos Moutinho, Belluschi (Pereira, m.85); Sousa y James Rodríguez (Cristian Rodríguez, m.58).

Goles: 0-1, M.57: Rolando Pires. 1-1, M.65: Kanouté. 1-2. M.84: Guarin.

Árbitro: Craig Thomson (Escocia). Amonestó con tarjeta amarilla a los locales Perotti (m.52) y Cáceres (m.52), así como a los visitantes Rodríguez (m.24) y Santos Moutinho (m.52).

Incidencias: Partido de ida de los dieciseisavos de final de la Liga Europa, disputado en el estadio Ramón Sánchez Pizjuán de Sevilla ante más de 30.000 espectadores.

Un conjunto portugués que encontró demasiado premio en un remate de Rolando mediada la segunda mitad a balón parado para poner freno a un buen Sevilla, que no se rindió y empató por medio de Kanouté, de impecable remate de cabeza. Acorraló el conjunto andaluz en el tramo final al Oporto y gozó de ocasiones muy claras para igualar y hasta ganar el partido. Sin embargo, acabó perdiendo por su debilidad defensiva.

El Sevilla, articulado en torno a su nueva pareja de centrocampistas, Rakitic y Medel, supo sufrir durante el primer cuarto de hora ante la asfixiante presión del Oporto para ir ofreciendo evidentes señales de mejora. Gregorio Manzano dio con la tecla al situar a Fazio de central junto a Sergio Sánchez, mientras que Medel ofreció un repertorio de movimientos inteligentes.

Fue precisamente Medel el que solventó la única ocasión de gol del Oporto en la primera mitad, al sacar bajo palos un remate lejano de James. Con Hulk desconectado, sin espacio para explotar su potencia al jugar de delantero centro, fijado por Sergio Sánchez, afloraron por fin las virtudes enterradas del Sevilla. Luis Fabiano, muy conectado, estuvo a punto de batir a Helton, aunque el central Rolando anduvo muy rápido. Navas encaraba como de costumbre y encontraba ayuda en la otra banda, donde Perotti se parecía, por fin, al extremo que explotó hace tan solo dos temporadas.

El Sevilla le supo enseñar los colmillos al Oporto en una aceptable primera parte, que tuvo continuidad en un inicio de la segunda fulgurante. Pero todo se empezó a torcer con el gol del Rolando y, sobre todo, con el de Guarín, con lo que el equipo de Manzano se ve obligado a una proeza en Oporto para seguir adelante en Europa.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.