3.000 euros de multa por el botellazo a Casillas

El Sevilla, apercibido del cierre del Sánchez Pizjuán si se repiten los incidentes.- El Comité de Competición también ha sancionado a Osasuna con 602 euros por el lanzamiento de balones durante el partido frente al Madrid

El Comité de Competición ha apercibido al Sevilla del cierre del estadio Sánchez Pizjuán por el botellazo que recibió Casillas a la conclusión del partido de ida de las semifinales de la Copa del Rey contra el Madrid.

Justamente a la finalización del encuentro, como refleja el acta del colegiado, Alberto Undiano Mallenco, "fue lanzada desde uno de los fondos donde había ubicados seguidores del club local una botella de agua pequeña, impactando en la cabeza del dorsal n.º 1 del Real Madrid Club de Fútbol, D. Iker Casillas Fernández, el cual se encontraba en el terreno de juego".

El mismo Undiano aclara en el acta que el campeón mundial con España no presentó lesión alguna por el impacto, algo que ha atenuado la sanción al Sevilla. Pero, al tiempo, Competición impone una sanción económica de 3.000 euros al club andaluz. "Es una multa que podemos considerar media, ni baja ni alta. El Sánchez Pizjuán se apercibe de cierre. Si se produce esta temporada otro acontecimiento de la misma gravedad, podría ser clausurado", comentó el presidente del comité, Alfredo Flórez. La posible clausura del estadio, dependiendo de lo grave del incidente, sería por uno o dos partidos.

La decisión no ha sido bien recibida en el Sevilla, ya que, como indicó el presidente, José María del Nido, se esperaba solo una multa de 600 euros, tal y como fue la del Athletic después de que Abidal fuera alcanzado por una moneda en el transcurso del encuentro de vuelta de los octavos de final de la Copa, jugado en San Mamés el pasado 5 de enero, contra el Barcelona.

El club andaluz entiende que ha sido medido con distinto rasero y que incluso la acción contra Abidal puede considerarse más grave, ya que sucedió durante el partido y supuso la interrupción del mismo varios minutos.

Competición no estudió la actuación de los recogepelotas del Sevilla, que se apresuraron a retirar los objetos lanzados al terreno, incluida la botella que dio a Casillas, antes de que lo hiciera el propio árbitro, que se dirigió rápidamente al área para asistir al portero. Aitor Karanka, el segundo de José Mourinho, el entrenador madridista, criticó de inmediato el comportamiento de los recogepelotas.

Otro asunto candente tratado por Competición, que ratificó la sanción de un partido a Palop, que no jugará hoy ante el Madrid, fue el de los lanzamientos reiterados de balones al césped del Reyno de Navarra con el fin de interrumpir el juego del Madrid, que buscaba el empate ante Osasuna con un 1-0 en contra en el tramo final del pasado encuentro de Liga.

Según el acta del árbitro Muñiz Fernández, "durante la segunda parte se lanzaron en tres ocasiones balones, desde la grada situada en un fondo donde se encontraban seguidores del equipo local, teniendo que detener el juego en dos ocasiones por este motivo. Tal circunstancia produjo la correspondiente advertencia por megafonía para que cesaran dichos lanzamientos". Competición sancionó ayer con 602 euros al club navarro por este motivo.

La acción fue muy criticada por los jugadores madridistas, en especial por Cristiano Ronaldo: "Ha sido algo inadmisible. Detesto que pasen estas cosas en el fútbol".

Casillas se duele en el suelo tras recibir el botellazo.
Casillas se duele en el suelo tras recibir el botellazo.REUTERS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS