Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El derecho a la utopía

Lasarte, técnico de la Real, no ve nada imposible y Guardiola se guarece de sorpresas

Martín Lasarte, técnico de la Real, reclama la utopía: "Las situaciones imposibles no existen en el fútbol". Guardiola baja a la tierra: "La Real es una grandísima sorpresa". Utopía y realismo, dos elementos habituales del fútbol, sobre todo cuando la Real regresa cuatro años después al Camp Nou después de pisar muchos campos de Segunda División y cuando el Barça ha recuperado la hegemonía que le había arrebatado en el inicio de la Liga el Real Madrid. Utopía y realidad frente a frente, cada cual en su papel ante un reto (21.00, Canal +) que tiene tanto de desigualdad como de vocacional.

La Real ya recibió de salida las sensaciones fuertes con la visita del Real Madrid al que tuteó durante medio partido y acabó vencido por inercia y un gol de espaldas. Ahora le toca el segundo trago, el Barcelona de Guardiola y en su territorio. La diferencia es que ante el Madrid era una incógnita, por recién reincorporado a la máxima categoría, con las interrogantes sucesivas, y ante el Barcelona acude en posiciones europeas tras haberse sobrepuesto a las circunstancias afianzando el equipo que jugó en Segunda División.

"No hay recetas específicas para ganar", dice el técnico blanquiazul

Por eso, Martín Lasarte apela a la utopía: "En el Camp Nou no hay recetas específicas para ganar", pero lo que tiene claro es que "los azulgrana no son invencibles".

Guardiola dice lo que cree: "La Real es una grandísima sorpresa, un equipo histórico, con mucha tradición. Lo que hacen, lo hacen muy bien, sobre todo por las bandas. Es un equipo muy solidario y me ha causado muy buena impresión", insistió ayer. Por eso Guardiola cree que el Barça "tiene que ir con mucho cuidado para no llevarse ningún susto" y ha advertido sobre el potencial en el juego aéreo de los donostiarras: "Es un equipo muy directo, con mucho desequilibrio por la izquierda y por las bandas. Crean mucho peligro así". Sin duda, los nombres de Xabi Prieto y su lugarteniente Carlos Martínez, por la derecha, y Griezmann y su compañero De la Bella, por la izquierda, son el arsenal prioritario de la Real Sociedad. De ahí nacen su grandezas y sus problemas. Por ahí ataca y por ahí defiende. El resto del equipo es solidario, trabajador, a veces notable, a veces aprobado, stajanovista. Pero si las bandas se ofuscan, si son coartadas, si no tienen el día, la Real se convierte en un desconocido sin solución. Le pasa a domiciliio y le ha pasado en Anoeta, que cuando el rival, como el Atlético, le cierra el campo, se lo estrecha, sufre sin balón, solo corriendo.

Guardiola desconoce cómo plantearán los blanquiazules el partido de hoy y ayer explicó que la Real Sociedad ha jugado de formas muy diferentes a lo largo de la temporada. "He intentado conocer su juego, cómo lo hicieron contra el Real Madrid o contra el Sporting. Creo que irán para arriba, porque tienen juego para ello, un muy buen portero y muchas referencias en el juego aéreo. Es un equipo muy profundo, que tiene muy claro el concepto centro-remate, habitual en el fútbol vasco", afirmó.

Bajando de la inicial utopía, Martín Lasarte tambien quiere caminar a ras de suelo y asegura que "será un buen partido para seguir creciendo", es decir para seguir situándose en la competición, pase lo que pase al final.

La Real incluye a Tamudo, el ex espanyolista, y al joven Viguera en la lista de convocados aunque Martín Lasarte, previsiblemente, no alterará el bloque que le ha venido dando buenos resultados en la últimas jornadas". Los cambios profundos no le han dado mucho resultado a la Real, salvo en situaciones más críticas. El Camp Nou no parece un buen lugar para hacer experimentos, entre otras cosas porque tipos como Messi, Iniesta o Xavi so capaces de romper cualquier probeta.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.