Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Osasuna barre al Hércules

Tres goles a balón parado subrayan la superioridad del conjunto de Camacho

Tiene trabajo Esteban Vigo con la ONU del Hércules. Por ejemplo, controlar las jugadas a balón parado. Los tres goles de Osasuna llegaron por el mismo camino, aunque por vericuetos diferentes. El primero fue una desconexión entre Peña y Calatayud que por poco no es autogol, pero que fue gol al ejecutar Monreal la cesión que sancionó el árbitro.

El segundo fue clamoroso: un central, Lolo, cabecea una falta lanzada por Puñal en el segundo palo. Lolo no es precisamente un tipo que pase inadvertido. Casi ningún central pasa inadvertido. El tercero lo marca Vadocz desde el suelo en otra acción a balón parado. Definitivamente, el Hércules nunca estuvo en el partido. Nunca estuvo Trezeguet, muy poquito Drenthe y apenas algo Cristian, cuando salió en la segunda mitad.

Osasuna, 3; Hércules, 0

Osasuna: Ricardo; Damiá, Lolo, Miguel Flaño, Monreal; Puñal, Nekounam; Juanfran, Soriano (Vadocz, m.82), Masoud (Calleja, m.86); y Aranda (Kike Sola, m.91).

Hércules: Calatayud; Juanra, Pamarot, Rodríguez, Peña; Fritzler, Abel Aguilar (Thomert, m.65); Kiko Femenia(Portillo, m.86), Tiago Gomes (Cristian, m.65), Drenthe; y Trezeguet.

Goles: 1-0, m.40: Monreal. 2-0, m.56: Lolo. 3-0, m.91: Vadocz.

Árbitro: Rubinos Pérez (Comité Madrileño). Amonestó a Masoud (m.45), de Osasuna, y a Rodríguez (m.23), Pamarot (m.30), Fritzler (m.47) y Peña (m.63), del Hércules.

Incidencias: Partido de la décima jornada de Liga disputado en el estadio Reyno de Navarra ante 14.130 espectadores. Los jugadores de Osasuna saltaron al campo con camisetas de apoyo a su compañero Rúper, lesionado de gravedad esta semana para el resto de la temporada.

Osasuna estuvo de principio a fin, bien comandado por Puñal y Nekounam, adictos al trabajo gris; por Aranda, un delantero impagable, aunque no meta goles, y, sobre todo, por Juanfran, uno de esos pocos tipos que son capaces de dirigir a su equipo desde un costado del campo. La tarde que le dio a Peña, el capitán del Hércules, no la olvidará en mucho tiempo. El Flaco fue decisivo en Osasuna. Le dio superioridad, capacidad, como Nekounam le dio la tranquilidad para no desbocarse. Los goles los metieron otros, pero sobre ambos se construyó el triunfo de Osasuna ante uno de sus rivales, poco hecho, eso sí; demasiado acobardado. Un balón al larguero frente a tres goles es poco bagaje.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.