Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LIGA | MÁLAGA 1 - REAL SOCIEDAD 2

El Málaga sufre una crisis de fe

Una laboriosa Real supera al blando equipo de Ferreira

Un Málaga espectral, blandísimo en la defensa e ineficaz en el ataque, dio una bocanada de aire a la Real Sociedad y pasó de aspirar a una temporada tranquila a meterse de lleno en la lucha por evitar el descenso. Joseba Llorente, muy guerrero, lideró al equipo donostiarra con un gol y una asistencia. El flaco de Hondarribia no solo creó y transformó sus ocasiones, sino que previamente telegrafió sus intenciones a los inertes defensores malaguistas, que durante casi todo el encuentro hicieron de figurantes en el césped.

El Málaga de Jesualdo Ferreira ha sufrido cinco derrotas en La Rosaleda. Sin embargo, esta última ha sido la más dolorosa, tanto por la imagen de equipo sin alma como por haberla sufrido contra un conjunto que será rival directo al final de temporada y que demostró haberse traído el partido bien estudiado de San Sebastián.

MÁLAGA 1 - REAL SOCIEDAD 2

Málaga: Arnau; Gámez, Kris, Weligton, Mtiliga (Juanmi, m. 56); Apoño (Edu Ramos, m. 80), Sandro Silva, Fernando (Edinho, m. 46); Eliseu, Quincy y Seba Fernández. No utilizados: Galatto; Malagueño, Gaspar, Portillo.

Real Sociedad: Bravo; Martínez, Mikel Ansotegi (Labaka m. 19), Mikel González, De la Bella; Elustondo (Rivas, m. 85), Markel; Xabi Prieto, Zurutuza (Aranburu m. 65), Griezmann; y Llorente. No utilizados: Zubikarai; Agirre, Sarpong, Viguera y Rivas.

Goles: 0-1. M. 42. Griezmann. 0-2. M. 55. Llorente. 1-2 . M. 77. Juanmi, en el área pequeña, a pase de Jesús Gámez.

Árbitro: González González. Amonestó a De la Bella, Zurutuza, Edinho y Prieto.

25.000 espectadores en La Rosaleda.

Los cambios introducidos por Martín Lasarte, que recuperó a Elustondo y a Zurutuza, muy cómodos en el agujero negro del centro del campo malaguista, permitieron a la Real dejar a un lado su espíritu de equipo sparring a domicilio, hasta ahora con un solo punto lejos de Anoeta.

La Real construyó un dique defensivo desde la línea del medio campo que, pese a algunas grietas en los centrales, el Málaga no fue capaz de derribar. Griezmannpudo trazar diagonales que cada vez llevaban más peligro a la portería de Arnau. El hecho de que Ferreira, en los nueve partidos de liga disputados, haya dado entrada a los tres porteros, refleja la falta de rumbo de los malagueños.

El extremo izquierdo francés dio un primer aviso ganándole la espalda a Fernando en el minuto 41. Un minuto después desbordó a Kris y a Weligton, tras un pase de precisión quirúrgica lanzado por Llorente, marcó el primer gol. Para entonces, el Málaga de Ferreira ya era un equipo divorciado de su afición, que lo despidió en el descanso con una de las pitadas más sonoras que se recuerdan en Martiricos.

La visita al vestuario del vicepresidente del Málaga y enviado del jeque Al-Thani, Abdulá Gubhn, no surtió ningún efecto. Los malaguistas defendían a dos metros de distancia, cuando. Después, Llorente, que remató sin marcaje, firmó la sentencia.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.