Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÚTBOL

Los ultras de Serbia obligan a suspender el encuentro ante Italia

Los aficionados han lanzado bengalas y petardos en el campo y obligan a las autoridades a aplazar el encuentro, clasificatorio para la Eurocopa 2012

El encuentro Italia-Serbia, valedero para la clasificación para la Eurocopa 2012 y que tenía que comenzar a las 20.50 hora local en Génova (noroeste de Italia), se ha suspendido tras disputarse seis minutos debido a los incidentes que han provocado los ultras serbios en las gradas estadio. Los hinchas, que llegaron a Génova (noroeste de Italia) para seguir el partido de su selección contra Italia, protagonizaron altercados también antes de la hora de inicio del encuentro fuera del estadio. Cerca de 300 personas comenzaron una verdadera batalla campal al lanzar piedras y petardos contra las tiendas del centro de la ciudad y también contra las fuerzas del orden durante su llegada al estadio Luigi Ferraris.

El partido había comenzado con media hora de retraso debido a los altercados protagonizados por los ultras serbios, pero cuando se llevaban disputados seis minutos de juego, los aficionados visitantes arrojaron al campo otra bengala que pasó cerca del portero italiano Emiliano Viviano y el árbitro Craig Thomson (Escocia) detuvo el encuentro. Tras algunos minutos, y tras hablar con los respectivos capitanes, el colegiado escocés decidió suspender el encuentro definitivamente. Los serbios causaron también graves destrozos en el interior del estadio, arrancaron los asientos y destrozaron los baños del recinto.

Antes de su llegada al campo, cerca de 300 hinchas serbios ya habían protagonizado una verdadera batalla campal al lanzar piedras y petardos contra las tiendas del centro de la ciudad y también contra las fuerzas del orden durante su llegada al estadio Luigi Ferraris. Durante los incidentes, los medios de comunicación italianos afirmaron que los ultras lanzaron piedras contra el autobús en el que viajaba su selección y una de ellas alcanzó al portero serbio Vladimir Stojkovic, que no pudo disputar el encuentro.

Según los primeros datos, la Policía italiana detuvo a una decena de hinchas serbios antes de entrar al campo. Ya dentro del estadio, los cerca 1.500 aficionados serbios que se trasladaron a Italia continuaron lanzando petardos y bengalas contra el público de Génova y, en algunos momentos, intentaron saltar al césped o pasar al sector de los aficionados locales.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.