FÚTBOL | VALENCIA 1 - RACING 0

César, héroe inesperado

El portero lidera al Valencia tras parar a un Racing notable en el primer tiempo

Nadie lo hubiese pensado cuando llegó a Mestalla, en enero de 2009. Una carrera ya cuesta abajo a los 37 años, con un paso inédito por el Tottenham tras un descenso traumático con el Zaragoza. Llegaba a cubrir un hueco, se suponía, tras la lesión del titular Renan, y le esperaba una plaza en el banquillo para temporada siguiente, la del flamante fichaje de Moyà, del Mallorca, degradado ahora a la condición de tercer portero por detrás del joven Guaita. Y, sin embargo, César ha crecido tanto en estos dos últimos años que se permite regalar victorias con un liderazgo indiscutible desde la portería. Desde allí, con un recital técnico de paradas, frenó a un Racing notable en el primer tiempo, ambicioso y persistente, con un fútbol eléctrico y refinado, hasta que empezó a declinar en la segunda parte.

Valencia 1 - Racing 0

Valencia: César, Miguel, Ricardo Costa, Maduro, Jordi Alba, Joaquín, Albelda, Banega (Tino Costa, m.24), Vicente (Mathieu, m.88), Mata (Chori Domínguez, m.70) y Aduriz.

Racing: Toño, Francis, Henrique, Torrejón, Cisma, Colsa, Diop (Tziolis, m.67), Kennedy, Munitis (m.81), Arana (Ariel, m.65) y Roseberg.

Gol: 1-0,m.45+: Maduro.

Árbitro: Paradas Romero (colegio andaluz). Amonestó por el Valencia a Joaquín, César, Ricardo Costa y Tino Costa por el Racing a Munitis y Torrejón.

Incidencias: partido disputado en el campo de Mestalla ante 45.000 espectadores. Terreno de juego en buenas condiciones, aunque algo seco

El Valencia se recompuso tras el descanso. La calidad de Vicente y Mata se fue imponiendo al tiempo que Aduriz ganó casi todas las acciones a los centrales racinguistas: hubiese firmado un estreno memorable en Mestalla de haber afinado la puntería. Sin Silva ni Villa, el equipo de Emery ofrece matices muy diferentes: es más directo, sí, aprovechando que Aduriz lo pesca todo en el juego aéreo, pero también se intuye más solidario: trabajan todos a destajo, hasta Miguel y Joaquín sudaron la gota gorda.

Valiente el Racing de Miguel Ángel Portugal, sin ningún complejo de inferioridad en Mestalla, a por el partido desde el primer minuto. Tratando de hacer valer la corpulencia y la agresividad de Rosenberg en la punta de ataque, complementada por la velocidad desde la segunda línea de Munitis, Kennedy y Arana. Sorprendente Kennedy, una bala por el extremo derecho, hurgando en la debilidad defensiva de Jordi Alba, lateral izquierdo postizo. El Racing presionó en las mismas barbas de la zaga valencianista y se apropió completamente del centro del campo cuando Banega, con un esguince de tobillo, hubo de abandonar el campo. Diop cortó y repartió juego como naturalidad y las sacudidas cántabras se sucedieron ante César. Unas veces le faltó finura, sobre todo a Munitis, y en otras se chocó con la agilidad impagable de César.

El Valencia empezó sólido, pero se deshilachó cuando Banega, tardíamente descubierto por Argentina, se torció el tobillo izquierdo. Su sustituto, Tino Costa, entró frío y se le apreció un ritmo inferior al de sus compañeros, en el lógico periodo de adaptación para este mediocentro zurdo argentino procedente de la Liga francesa (Montpellier). Mejoró mucho en la segunda parte y el Valencia lo agradeció. Tiene pase y recorrido para cubrir decentemente la baja de Banega.

Aunque fuera a trompicones, el conjunto de Emery siempre dio señales de peligro. Es lo bueno de contar con gente como Joaquín, Mata, Vicente y Aduriz, que sacan petróleo a la menor oportunidad. Especialmente si Mata, como sucedió al final de la primera parte, enrosca dos maravillosos centros a pie cambiado, con la izquierda desde la orilla derecha. En el primero dejó solo a Aduriz, que disparó mordido. Y en el segundo habilitó a la cabeza de Maduro, listo para picar a gol.

El Valencia se marchó al descanso con la sensación de haber sido inferior en todo menos en el resultado. El Racing adelantó 20 metros su defensa, ya en la medular, e incrementó el ataque. Solo una vez más ante César, Rosenberg disparó al muñeco, excepcional una vez más el portero al aguantar de pie la embestida del delantero.

Dos zurdos de postín, Mata y Vicente, levantaron al Valencia de la lona. Empezaron a combinar por la izquierda y la defensa racinguista sucumbió a sus encantos. A la fiesta se unió otro zocato, Tino Costa, más feliz a medida que su cuerpo se acomodaba al encuentro. Solo la falta de puntería de Aduriz evitó abrir la brecha.

Portugal reaccionó con la entrada de Tziolis y Ariel. Este último envió una preciosa chilena por encima del larguero. Chori Domínguez fue la elección de Emery para mantener la intensidad. El partido fue intenso hasta el final, de orilla a orilla, con Albelda manteniendo la tensión hasta el último suspiro. Y con "César, César, César", celebrado por la grada como el héroe inesperado.

El cabezazo de Maduro, suficiente para el Valencia. Vídeos de la Liga BBVA

Lo más visto en...

Top 50