Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tortas en el Djokovic-Petzschner

El partido de tenis, que terminó ganando el serbio, tuvo que interrumpirse por una pelea en las gradas

Además de contra Philipp Petzschner, su rival en el Arthur Ashe Stadium, el serbio Novak Djokovic, uno de los favoritos a llevarse este año el Abierto de Estados Unidos, tuvo que luchar el viernes contra la desconsideración de algunos de los espectadores de su partido, más atento a zurrarse la badana entre ellos que al desarrollo del juego. Por eso, a mediados del primer set, los tenistas tuvieron que retirarse a la espera de que los ánimos se calmaran en las gradas.

Djokovic, que finalmente se impuso 7-5, 6-3, 7-6, explicó al New York Times que el disturbio "fue lejos de la pista" y no pudo ver realmente qué pasaba. "Espero que no fuera un serbio", comentó irónicamente en referencia a una pelea entre aficionados bosnios y serbios hace tres años durante un partido en el Open de Australia contra el bosnio Amer Delic, que acabó hasta con detenidos.

El conflicto del Abierto comenzó cuando una mujer de cuarenta años y su padre septuagenario recriminaron su actitud a un espectador que estaba maldiciendo y armando escándalo durante el partido. La policía apuntaba que el hombre, aparentemente, no apreció las observaciones de etiqueta y se revolvió contra la pareja. La mujer le abofeteó, a pesar de lo que el hombre continuó insultándole, lo que provocó que el padre lo agarrara por el cuello y los dos terminaran rodando gradas abajo.

Al final, todos los protagonistas del vodevil terminaron saliendo esposados del estadio. No pesa cargos sobre ninguno, aunque no les estará permitido volver al Arthur Ashe por una temporada.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.