Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:

"Yo hice a Paraguay un equipo ganador"

Con un ego a prueba de terremotos, José Luis Chilavert (Luque, Paraguay; 44 años), el alma de un delantero encerrado en el corpachón de un portero, fue el enemigo público número uno de la selección española en las Copas del Mundo de Francia 1998 y de Corea y Japón 2002. Hoy, por tercera vez en los últimos cuatros Mundiales, España y Paraguay revivirán un duelo que se ha convertido en tradición. "Los españoles no han rendido como se esperaba, quizás se nota que Iniesta y Fernando Torres vienen de una lesión", se arranca el ex capitán de la albirroja mientras se postula como futuro seleccionador.

Pregunta. Paraguay disputará sus primeros cuartos de final. ¿Es mejor este equipo que el suyo?

Respuesta. Nosotros, la generación aquella de Francia 98, fuimos los que generamos el éxito de esta selección. Ese equipo fue el que cambió la mentalidad del fútbol de Paraguay, liderado por mí obviamente, porque en definitiva le cambié la mentalidad a los dirigentes y a los jugadores. Les imprimí mi mentalidad ganadora, porque los paraguayos generalmente son sumisos... En definitiva, ese es el logro más importante que tuvimos, ahora se ve a un grupo agresivo, que le puede jugar de igual a igual a todas las selecciones, preparada para jugar contra todos, contra los árbitros y los rivales. Me siento realmente orgulloso de haber contribuido a hacer crecer al fútbol de mi país. Para las eliminatorias de Brasil 2014, si Dios quiere, estaré al frente. Últimamente nuestros aeleccionadores son forárenos: en 1998, Paulo Carpeggiani, brasileño; en 2002, un italiano, Cesare Maldini; en 2006, Aníbal Ruiz, uruguayo, y ahora Gerardo Martino, que lo está haciendo bien, pero es argentino... ¡Ni que no estuviéramos preparados! Es hora de que Paraguay tenga un seleccionador paraguayo.

P. ¿Por qué no hay manera de meterles un gol?

R. Porque desde que irrumpimos en 1998 y nos asentamos somos un equipo que siempre está bien ubicado y que no te regala nada. Gamarra, Ayala, Acuña, servidor, fuimos una viñada excelente. Ese equipo era un equipo ganador. ¿Sabía que Gamarra no hizo una sola falta en Francia? ¡Y no vea cómo defendía! Partiendo de ese modelo, los jugadores se complementan muy bien, se conocen a la perfección, las tres líneas están muy bien equilibradas y el técnico pone a los futbolistas que de verdad están para ser titulares. Es un conjunto duro, compacto, con hombres altos, que trabaja muy bien a pelota parada.

P. ¿Aunque por medio ande el Jabulani?

R. Es de un material sintético que le crea muchos problemas no solamente a los porteros. Es más parecido a un balón de playa que a uno de fútbol. La FIFA debería recapacitar y volver a utilizar el cuero, los ingenieros se preocupan de obtener una mayor velocidad aunque eso influya luego en que no sea vea un buen fútbol. Actuales y antiguos, todos pensamos lo mismo. Por cierto, me gustaba muchísimo Toni Schumacher por su personalidad y la manera de manejar a su defensa, y Dino Zoff por la ubicación y hacer fácil lo difícil.

P. ¿Cómo se definiría usted? ¿Un portero-delantero?

R. Yo me consideraba un portero casi completo, porque jugaba de defensor, tiraba faltas, penaltis, atajaba... Marqué 62 goles, así que entiendo que soy un prototipo que hoy es muy difícil de ver. Ahora se dedican otra vez a ser atajadores, nada más. No son jugadores de fútbol. Como les pasó a los dinosaurios, los grandes porteros de mi época están en peligro de extinción. ¡Ya no meten goles! El brasileño Rogelio Ceni marcó 64, pero no se puede comparar porque en Brasil juegan cada tres días. Él no marcó ocho goles como yo lo hice con la selección. Pero a lo que iba, metas que ganen partidos ya no existen, aunque Dunga me dijo una vez que Julio César es un gran ejecutor y que, si no tuviera otro, lo dejaría patear. Para mí el mejor del mundo es Casillas.

P. Los pronósticos no son muy favorables para Paraguay.

R. Los partidos no se ganan hablando. No hay que subestimar a nadie... España es una de las candidatas a ganar el Mundial pero no ha rendido todavía como se esperaba. Confío mucho en este grupo, nos beneficia que jueguen abiertos y con espacios. En mi selección ideal pondría a la defensa y el mediocampo que tuvimos en mi época y a los atacantes de hoy en día... Nuestros jugadores han mejorado tras emigrar a Europa, y también nos aportan los argentinos nacionalizados... Contamos con la mejor delantera de la historia.

P. Se lo impidió Blanc, que justo le tuvo que marcar el primer gol de oro de los Mundiales.

R. Definió muy bien, cruzado. Fue un hermoso gol, en el minuto 113, el mejor que me han hecho. Los franceses se estaban yendo del estadio, no querían ver los penaltis... Bueno, para nosotros fue una satisfacción perder así, como en 2002, cuando Alemania nos echó también en octavos con un gol de Neuville en el minuto 88. Pusimos la semilla. En 1998 nadie nos conocía; desde entonces ya saben dónde está ubicada mi tierra. Gracias a aquella selección hay una calle en la ciudad de Clapiers, donde nos concentramos, que se llama Paraguay 98.