Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Goleada estéril, despedida triste

Costa de Marfil golea a Corea del Norte, pero ambas quedan eliminadas en un partido triste y sin esperanza

Costa de Marfl y Corea del Norte se han despedido del Mundial con un partido triste que ha ganado el equipo africano con una goleada estéril. Sin esperanzas casi desde el comienzo -necesitaban nada menos que siete goles y que Brasil venciese a Portugal- los marfileños sólo se han animado un poco mediada la primera mitad, cuando han marcado los dos primeros goles y pareció, por un instante, que podrían al menos cumplir su parte.

Ha sido sólo un reflejo, fruto de la propia inercia, cuando Romaric y Touré Yaya han acertado con la portería de Myong tras un arranque a empujones. Corea entonces se plantaba con nueve hombres en el balcón del área y con Tae Se como único jugador más allá del medio campo. En esos minutos, ha empujado en serio Costa de Marfil, soñando con que, quizás, Brasil marcase.

En esas estábamos cuando ha llegado el descanso. Los marfileños han debido ser informados del partido entre los otros dos compañeros de grupo, que se daban patadas entre ellos, pero no al balón, y han caído en el desánimo total. En el arranque de la segunda parte han querido los africanos justificar su presencia en Sudáfrica, pero a los diez minutos el partido era un pasteleo.

Hasta Corea se ha permitido un par de excursiones al área de Barry e incluso Tae Se ha rozado el gol. Pero ya no había nada que hacer, ni que vender, y el publico en la grada se divertía bailando. El gol de Kalou, el tercero, ha llegado por pura inercia, en un lanzamiento de falta, cuando ambos equipos buscaban ya con quién cambiar la camiseta.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.