Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El sucesor de Nakamura

El medio Keisuke Honda, que hoy se mide a Dinamarca, es la estrella emergente del fútbol japonés

Keisuke Honda (Settsu; 1986) colocó con paciencia el balón. Tras varios retoques quedó satisfecho con su emplazamiento sobre el césped del Sánchez Pizjuán, a 30 metros de la portería de Palop. Era su debut en la Liga de Campeones, pero no dudo en que la falta era para él. No fue su mejor lanzamiento, pero el guardameta sevillista no logró detener el esférico. Eso fue el 16 de marzo de este año. El futbolista del CSKA de Moscú metía a su equipo en los cuartos de final y se convertía en el segundo jugador japonés en marcar en la Champions. El primero fue Nakamura, su antecesor. Ambos jugadores se medirán hoy a Dinamarca para luchar por un puesto en los octavos de final del Mundial. Honda estará sobre el césped. De Nakamura, no se sabe. Símbolo del relevo.

MÁS INFORMACIÓN

Honda fue un talento precoz. Tanto, que cuando aún jugaba para el instituto fue elegido por la Liga Japonesa para su Plan de Desarrollo de futbolistas. De esta manera, podía ser convocado al mismo tiempo para jugar con su colegio de secundaria y con el Nagoya, su equipo de la Primera División nipona con el que debutó en 2005, cuando aún se forraba las carpetas del colegio con las fotos de sus ídolos. Así que no tardó en hacer las maletas. A los 22 años, su entrenador, Sef Vergoossen, se lo recomendó al VVV-Venlo holandés, club del que había sido técnico durante más de 10 años. El equipo no lo dudo y Honda cruzó medio planeta para seguir creciendo como futbolista.

El año de su llegada no fue alentador; vivió el descenso del modesto Venlo. Sin embargo, en la siguiente temporada, el centrocampista fue clave en su retorno a la Primera División, siendo elegido mejor jugador del torneo, ganándose la admiración de sus seguidores y la atención de varios clubes europeos.

No pareció notar el ascenso de la categoría y continuó deslumbrando esta última temporada, acumulando un total de 24 goles en los 64 partidos de su etapa europea. En Venlo se comenzaron a hacer a la idea de perderle. La capacidad económica de la Eredivise, conforme a la ley de que no pueden tener deudas, ha ido decreciendo en los últimos años y se ha convertido en lugar de tránsito de numerosos futbolistas en los años previos a su explosión deportiva. Ronaldo, Romario y Kalou, entre muchos otros, han hecho escala en Holanda antes de llegar a destinos más ambiciosos. Un trayecto cuyo próximo nombre puede ser el delantero uruguayo del Ajax, Luis Suárez. Antes, en cualquier caso, llegó el turno de Honda. El pasado diciembre añadió 2.000 kilómetros más a sus maletas y firmó por el CSKA de Moscú por seis millones de euros. Su actuación contra Sevilla e Inter en los octavos y los cuartos de la Liga de Campeones le otorgaron el reconocimiento del mundo futbolístico. Pese a haber jugado únicamente tres partidos en la clasificación para Sudáfrica, se ha convertido desde entonces en un fijo del equipo nipón. En el debut mundialista marcó el tanto de la victoria ante Camerún. Hoy, frente a Dinamarca (20.30 horas; Canal+ Liga), Honda puede dar un paso más en su camino para suceder a Nakamura como estrella del fútbol japonés.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.