Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
MUNDIAL DE SUDÁFRICA | GHANA

Los hijos de Abedi Pelé

Los hermanos Andre e Ibrahim Ayew cumplen el sueño de su padre, jugar un Mundial

En Ghana no todos los jugadores se lamentan por la baja de su estrella Essien, las dudas de última hora de Michael Appiah o de Sulley Muntari o por la polémica de Kevin Prince Boateng, el hombre más odiado en Alemania por haber impedido a su estrella, Michael Ballack, disputar su tercer Mundial, al lesionarlo durante la final de la Copa inglesa. Los percances de las Estrellas Negras pueden hacer brillar a otro jugador más modesto: Andre Ayew. En principio este futbolista que milita en las filas del Arles-Avignon, francés, no resiste comparación alguna con las figuras ghanesas, aunque podría soportarlas. Está acostumbrado. Desde el comienzo de su carrera ha tenido que lidiar con una comparación más dura, la de su padre, Abedi Ayew Pelé, el "Maradona africano".

Abedí Pele es una leyenda en el continente negro. Ha sido nombrado tres veces balón de oro africano (1992, 93 y 94) y ganó una Copa de Europa con el Olympique de Marsella en 1993 contra el AC Milan, por 1-0. Él fue el que le sirvió el pase a Basile Boli para que marcara de cabeza el gol de la victoria.

Abedi Pele es uno de los primeros futbolistas africanos en jugar en Europa y uno de los que más impacto ha tenido en el fútbol del viejo Continente. Jugó en equipos de Suiza, Alemania e Italia antes de recalar en Marsella donde vivió los mejores años de su carrera en los noventa.

Pese a ser elegido entre los 100 mejores futbolistas de la Historia, Abedi Pelé jamás disputó un Mundial. Es por ello por lo que este campeonato es tan importante para sus hijos. (Ibrahim también juega en Ghana). Más allá de que se juegue en África por primera vez, esperan hacer algo grande con Ghana para honrar a su padre. Hoy tienen su primera oportunidad.