España en Euskadi, 22 años después

Presentado en Vitoria el torneo que en agosto incluye a Lituania y Eslovenia

La selección de baloncesto de España volverá a jugar en Euskadi un torneo 22 años después. Será en Vitoria, del 6 al 8 de agosto, junto a Lituania y Eslovenia, presentado ayer en el pabellón Fernando Buesa Arena por la consejera de Cultura del Gobierno Vasco, Blanca Urgell, y el presidente de la Federación Vasca de Baloncesto, Arturo Aguado.

La última visita tuvo como escenario el vetusto pabellón bilbaíno de La Casilla, en junio de 1988, frente a Estados Unidos. El equipo dirigido por el desaparecido Antonio Díaz Miguel estaba preparando el Preolímpico de Holanda cuando visitó Bilbao. El último partido oficial también fue en la capital vizcaína, en 1975, y sirvió como preparación del Europeo de Yugoslavia de ese año. España jugó frente a Canadá y también perdió, 94-102.

La preparación de la selección senior masculina en su camino hacia el Mundial de Turquía (28 de agosto al 12 de septiembre) pasará por la capital alavesa. Además, tiene el atractivo añadido de la presencia del actual seleccionador, Sergio Scariolo, a quien se recuerda por su paso exitoso por el entonces Tau.

En el aspecto deportivo, junto al plantel español, dos serios aspirantes a colgarse una medalla en Turquía. Por un lado, Lituania, con Linas Kleizas (Olympiacos) como gran estrella y rival de España en el grupo D, junto a Francia, Canadá, el Líbano y Nueva Zelanda. Por otro, la Eslovenia de los blaugrana Lorbek y Lakovic, encuadrada en el grupo B, junto a Estados Unidos, Brasil, Croacia, Irán y Túnez.

Este triangular se une a la celebración de la pasada Copa en Bilbao y a la Final Four de la Eurocup en Vitoria. Según Urgell, todo ello pone de manifiesto "la enorme capacidad organizativa del País Vasco, el tirón popular que el baloncesto tiene en estas tierras y los momentos gloriosos por los que pasa el baloncesto vasco".

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS