Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÚTBOL | MÁLAGA 1 - SEVILLA 2

Tiempo de bonanza

Inoperante durante una hora, el Sevilla se impone a un Málaga que se quedó sin aire

Ha cambiado la dinámica en el Sevilla. La conquista de una plaza en la Liga de Campeones exige sortear obstáculos como los de ganar un partido admirablemente planteado por el Málaga y después de ir en desventaja en el marcador. Sin la frescura y la velocidad de otras épocas, el Sevilla salió victorioso de La Rosaleda gracias a media hora de buen juego y, sobre todo, una paciencia sustentada en la creencia de que el método escogido era el más adecuado para lograr el triunfo.

Una fe en las propias posibilidades que resultó alimentada por dos factores importantes, como fueron el colosal error del meta Munúa en el empate y la aportación de dos jugadores, Cala y Lolo, muy alejados de los focos de la atención mediática. Meritorio el partido del primero, un central reconvertido a lateral que anuló a Duda y marcó el tanto de la igualada, y entero el del segundo, al que Antonio Álvarez ha sacado del ostracismo. Nadie está de más nunca en un equipo de fútbol.

Málaga 1 - Sevilla 2

Málaga CF: Munúa; Gámez, Orozco, Iván González, Manu Torres; Fernando (Luque, m.76), Toribio (Martí, m.56), Juanito, Duda; Caicedo (Obinna, m.54) y Baha.

Sevilla FC: Palop; Cala, Dragutinovic, Escudé, Fernando Navarro; Navas (José Carlos, m.90), Renato (Romaric, m.84), Lolo, Capel; Luis Fabiano y Kanouté (Negredo, m.77).

Goles: 1-0, M.16: Caicedo. 1-1, M.66: Cala. 1-2, M.84: Lolo.

Árbitro: Estrada Fernández (Comité Catalán). Mostró tarjeta amarilla a los jugadores del Málaga Juanito (m.38), Orozco (m.51) y a Toribio (m.65) y a los del Sevilla Dragutinovic (m.28), Cala (m.56), Escudé (m.62), Fernando Navarro (m.81) y Romaric (m.89).

Incidencias: Partido correspondiente a la trigésima primera jornada de Liga de Primera División disputado en el estadio de La Rosaleda ante unos 27.000 espectadores. Se guardó un minuto de silencio por el reciente fallecimiento de Encarnación Cabello, madre de un trabajador del Málaga.

La remontada del Sevilla en la última media hora de partido se antojaba impensable después del ingente esfuerzo realizado por el Málaga. Su técnico, Juan Ramón López Muñiz, ejecutó un planteamiento soberbio, que acogotó a un Sevilla plano, ingenuo además al conceder un gol en un inusual error de Palop.

No se puede presionar más y mejor a un equipo sin el talento suficiente para crear fútbol en su centro del campo cuando Navas y Capel sucumben a marcajes dobles. Entre el atosigamiento del Málaga y la carencia de ideas del Sevilla, el encuentro resultaba un auténtico bodrio. Justo hasta la hora de partido.

Entonces, el Málaga se quedó sin resuello y los jugadores del Sevilla dispusieron de un segundo más para pensar. Munúa se encargó de facilitar el camino a un rival que acertó a combinar para encontrar en un remate de Lolo el triunfo que certifica el tiempo de bonanza de un Sevilla que ganó con Luis Fabiano y Kanouté casi de vacaciones. Gracias a Cala y Lolo, secundarios de lujo.

Apuñalado en el costado un hincha del Sevilla

JUAN VIÚDEZ. Una riña multitudinaria en los aledaños del estadio malagueño de La Rosaleda acabó con un joven hincha del Sevilla ingresado en el hospital con una puñalada en el costado. El tumulto arrastró a unas 50 personas que comenzaron a pelear en un bar de la calle Poeta Agustín Ruano, en el que los seguidores del Málaga se reúnen después de los partidos, y se fueron desplazando hasta la Plaza Conde Ferrería, donde se produjo el apuñalamiento.

"Fue un pinchazo en el costado, de unos dos centímetros y sin aparente peligro, pero la herida era muy escandalosa", apunta una fuente policial. Agentes del dispositivo del Cuerpo Nacional de Policía, desplegados en la zona porque el partido había sido calificado de alto riesgo, frenaron el tumulto con ayuda de la Policía Local y condujeron a los aficionados del Sevilla a una de las puertas del estadio, donde les mantuvieron hasta que comenzó el partido.

El herido, con pronóstico estable, fue trasladado al hospital Carlos Haya de Málaga. Ingresó por urgencias y permaneció en la sala de observación hasta las 18.30, hora en la que estaba previsto que quedara ingresado, según fuentes del centro hospitalario. La policía está investigando las circunstancias del enfrentamiento. Ayer por la tarde no había detenciones. La rivalidad entre los radicales del Málaga y el Sevilla es proverbial.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información