VILLARREAL 2 - XEREZ 0

El Villarreal recupera el ánimo

Los de Garrido, sólidos en defensa y sin finura en ataque, se imponen a un Xerez menor

Se resiste el Villarreal a que la temporada que tan mal comenzó se convierta en un tramo final tibio, descafeinado y de trámite. Sus miras siguen estando en Europa. Fundadas aspiraciones que se refuerzan con las victorias, como la conseguida ante el Xerez. Recuperada la solvencia defensiva , le está costando al Villarreal encontrar finura y puntería en el ataque para solventar sin agobios finales partidos que domina con meridiana claridad. Su segundo gol lo consiguió a punto de concluir un choque que sólo tuvo color amarillo. Difuminadas quedaron para el Xerez, las esperanzas concebidas con la victoria ante el Málaga la jornada anterior. Se encontró con la versión mejorada del Villarreal.

Villarreal 2 - Xerez 0

Villarreal: Diego López, Ángel, Gonzalo, Godín, Capdevila, Senna, Bruno, Cani (Escudero, m.83), Ibagaza (Pires, m.66), Nilmar y Llorente (Rossi, m.73).

Xerez: Chema, Francis (Redondo, m.51), Leandro Gioda, Aythami, Mendoza, Víctor Sánchez, Sidi Keita, Carlos Calvo (Antoñito, m.73), Momo, Míchel (Orellana, m.57) y Mario Bermejo.

Goles: 1-0, m.32: Llorente. 2-0, m.90: Escudero.

Árbitro: Rubinos Pérez (Colegio madrileño). Mostró tarjeta amarilla a los visitantes Keita, Aythami y Bermejo.

Incidencias: partido correspondiente a la jornada 26 del campeonato de Liga. 17.000 espectadores en El Madrigal. Terreno de juego en buenas condiciones.

Cierto es que el Xerez se muestra más competitivo con la llegada de Gorosito. Se topó el Villarreal con un equipo más cuajado y con la sensibilidad a flor de piel con las decisiones que tomara Rubinos Pérez, con la memoria aún presente del encuentro de la primera vuelta en Jerez, en la que el colegiado madrileño tomó decisiones desacertadas que derivaron en la derrota del conjunto amarillo entrenado en aquel entonces por Valverde. Maldita gracia que los mismos protagonistas se volvieran a ver ayer en El Madrigal. Cualquier decreto de Rubinos pasaría por la inquisición de unos y otros. Acertó el colegiado en algunas decisiones y en otras erró. En la mayoría de ocasiones el perjudicado fue el equipo de Garrido.

Atacó bien el Villarreal y se defendió con orden el Xerez. El escudo le duró media hora, hasta que Ibagaza encontró a Llorente, cuyo desmarque perfecto aprovechó con un disparo cruzado. El gol resultó consecuencia lógica a un mejor ejercicio del conjunto amarillo, que comienza a dar síntomas de mejoría. Recuperada la sobriedad de la pareja de centrales, Gonzalo y Godín, junto a la estabilidad en el eje que ofrecen Senna y un Bruno que crece partido a partido, reapareció también la sensibilidad y el gusto en la zona creativa, con Ibagaza y Cani, que volvía a la titularidad, interpretando los movimientos en el ataque de Llorente y Nilmar. Correcto a la vez que insustancial en su proceder, el Xerez quedó expuesto a la pericia del Villarreal que sigue estando vivo y con el ánimo renovado.

Los jugadores del Villarreal celebra en gol de Escudero.
Los jugadores del Villarreal celebra en gol de Escudero.EFE

Regístrate gratis para seguir leyendo

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS