LIGA | ALMERÍA 1 - MÁLAGA 0

El Almería deja atrás el sufrimiento

Se instala en la zona tranquila tras derrotar a un Málaga a la baja

Lo bueno para el Almería no fue sólo el triunfo, ya de por sí importante, pues confirma su excelente momento. Lo mejor vino en la forma , en la autoridad con la que despachó a un Málaga que, por ejemplo, fue capaz de poner en apuros a todo un Barcelona en su último desplazamiento. Todo después de un primer tiempo insufrible, con un fútbol jugado a una lentitud exasperante y en el que prácticamente no ocurrió nada.

Bastó la aparición de un jugador básico en los esquemas de Juanma Lillo, Soriano, para hacer un gol y a partir de ahí desarrollar las virtudes que adornan al equipo dirigido por el tolosarra: firmeza atrás, control de balón y rápida salida al contragolpe. El Almería golpeó primero y luego anestesió al Málaga, que sólo fue capaz de poner en apuros a Diego Alves con un disparo lejano de Javi López. Atraviesa el equipo costasoleño un momento delicado, con tres derrotas consecutivas que han llegado cuando se empezaba a mirar la décima posición más que a pelear hasta el final por el descenso. El camino para el Málaga sigue ahora lleno de nubarrones.

Almería 1 - Málaga 0

Almería: Diego Alves; Michel (Juanma Ortiz, min. 76), Pellerano, Acasiete, Cisma; M''Bami (Corona, min. 84), Bernardello, Soriano; Piatti, Crusat (Ortiz Bernal, min. 90) y Goitom.

Málaga: Munúa; Jesús Gámez, Weligton (Manolo Gaspar, min. 33), Iván González, Mtiliga; Valdo (Apoño, min. 63), Toribio, Fernando, Javi López; Benachour (Obinna, min. 67) y Caicedo.

Árbitro: Undiano Mallenco (Colegio navarro). Amonestó a los locales Domingo Cisma y Acasiete, así como a los visitantes Valdo, Iván González y Caicedo.

Goles: 1-0: m.55, Soriano.

Incidencias: Partido de la vigésimo sexta jornada de Liga en primera División, disputado en el Estadio de los Juegos Mediterráneos ante 10.000 espectadores.

En el repertorio de Lillo, no faltó el cambio en el último minuto para perder tiempo. Un detalle más para acompañar el plácido final del encuentro de un Almería que se hace equipo a pasos agigantados. Ni siquiera fue capaz el Málaga de recurrir al argumento desesperado del balón largo en busca de Caicedo y Obinna. Con jugadores cuajados, caso de M'Bami, Soriano o Crusat, el trabajo de un Lillo hasta este momento no puede ser más fructífero. Siete partidos seguidos sin conocer la derrota alimentan con argumentos la percepción de que Almería seguirá siendo de Primera por cuarta temporada consecutiva.

Soriano y Crusat celebran el tanto del Almería.
Soriano y Crusat celebran el tanto del Almería.EFE

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS