EUROLIGA | EFES 75 - REAL MADRID 77

Victoria de oro

El Madrid se clasifica para los cuartos de final al vencer en Estambul

Lo que son las cosas. Hace una semana, el Madrid tonteó con el fracaso y necesitó de una portentosa actuación de Llull, su hombre milagro, para sobrevivir. Ahora puede presumir de ser el primer equipo de su grupo que logra vencer fuera de su ambiente. El premio, la clasificación. Enorme botín para un partido de difícil explicación, sobre todo en lo que se refiere a los movimientos decididos por los dos entrenadores, con mención especial para el técnico del Efes, Ergin Ataman, que pareció hacer todo lo posible para que el Madrid saliese victorioso. Muchas de sus decisiones fueron en contra del sentido común y terminaron saldadas con ventajas para el equipo blanco. Dejó que Rakocevic, que no está para casi nada, hiciese de su capa un sayo con resultado nefasto para los turcos. Mantuvo en el ostracismo a Santiago hasta el último cuarto y, tras cinco minutos donde causó estragos, le retiró de nuevo. Lo mismo se puede decir de Nachbar. , todo un talento y que para cualquier mortal merecería una atención por parte de su entrenador y compañeros que no tiene.Todo un despropósito que unido a un carácter volcánico no ayudó mucho a su ya bastante errático equipo.

El Madrid hizo una primera parte de partido excelente, sobre todo en el segundo cuarto. Apoyado en el mejor Garbajosa de los últimos meses y la confianza con la que está tirando Llull, el Madrid se aprovechó del uno contra todos que emprendió Rakocevic en cuanto pisó la cancha por primera vez y puso tierra por medio (25-37, m. 25). Durante unos minutos todo le salió bien. Con Felipe, Jaric y Prigioni completando el quinteto, el Madrid recuperóla fluidez de los primeros compases de la temporada. y el Efes no encontraba forma de parar la sangría provocada.Hasta la mala cabeza de Kasun jugaba a favor, pues después de confirmar que el Madrid las pasa canutas en cuanto tiene un pivot cualificado delante, él mismo se inmoló con problemas de faltas personales evitables.

El segundo cuarto terminó a lo grande, con un dos contra dos de Prigioni-Felipe que resolvió el pivot metiendo canasta más adicional (29-44). Pero en el descanso Messina decidió que ese quinteto que se había mostrado tan resolutivo y compacto había que tocarlo y quitó a Felipe y a Llull para meter a Bullock y Tomic. El Madrid perdió el golpe de pedal que llevaba y el entrenador del Efes dio por una vez en el clavo. Puso en pista a Ermal Kugo que elevó la dureza de la defensa hasta extremos ilegales pero que provocó un cambio de tendencia. Los 15 puntos de ventaja se fueron esfumando hasta convertir el partido en algo discutible (56-60 a cinco minutos del final). Jaric clavó un triple que dio mucha tranquilidad y Ataman siguió con sus erráticas decisiones. Total, que entre una cosa y otra el Madrid encontró lo que buscaba. El jueves que viene tiene otro objetivo: ganar al Maccabi, ser primero de grupo y eludir al Barça.

Marko Jaric ante el jugador del Efes Pilsen Bootsy Thomton.
Marko Jaric ante el jugador del Efes Pilsen Bootsy Thomton.FP

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50