Mala noticia para el Bizkaia

El equipo bilbaíno pierde en Madrid y sufre la lesión de Álex Mumbrú

El Bizkaia Bilbao Basket confirmó ayer en Madrid su poca consistencia como visitante en la Liga ACB y, aunque el partido se decidió en los instantes finales, ha vuelto a caer derrotado (77-72) ante un Estudiantes que, a pesar de su sufrido triunfo, sigue soñando con participar en la Copa del Rey. Frío, como el día, comenzó el choque. Con los dos equipos fallones en ataque y con graves desajustes defensivos fue el Bizkaia el primero en adelantarse en el marcador con leves diferencias, fruto del acierto individual. Los locales parecieron tener pocas ideas claras en ataque y los cinco triples fallados inicialmente comenzaron a pesar como una losa en los colegiales. Fueron los fallos del Bizkaia los que permitieron a Estudiantes seguir agarrado al partido y ponerse por primera vez arriba en el marcador a los nueve minutos de juego.

ESTUDIANTES, 77; BIZKAIA BB, 71

Estudiantes: Oliver (4), Suárez (15), Caner-Medley (17), Popovic (5) y Jasen (9) -equipo inicial-; Ahearn (18), Granger (0) y Gabriel (9).

Bizkaia BB: Blums (0), Seibutis (11), Conley (6), Markota (4) y Banic (28); Rodríguez, Salgado (11), Vázquez (3), Mumbrú (6), Guardia y Moiso (2).

Árbitros: Pérez Pérez, Araña y Soto. Eliminaron por personales a Jasen (m. 32), Conley (m. 38) y Seibutis (m. 38).

Unos 8.000 espectadores en el Telefónica Arena.

Banic, exultante, sostuvo a un equipo al que las técnicas le descentraron
La reacción del tercer cuarto no sirvió para garantizar una victoria que se arruinó al final

El comienzo del segundo período fue distinto, con aciertos en ambos conjuntos después de haber entrado en calor y haberse desperezado. Estudiantes, de la mano de un corajudo Carner-Medley comenzó a poner distancia de por medio en el luminoso, pero la entrada de Alex Mumbrú, niveló la situación hasta que el infortunio llegó para el internacional español. En una jugada de tantas, en el minuto 18, Mumbrú cayó mal y se hizo daño en el tobillo derecho. El equipo local no se dio cuenta de la circunstancia, atacó con normalidad y consiguió canasta. Las protestas del banquillo bilbaíno le valieron la técnica y Estudiantes se adelantó hasta un 40-32. El Bizkaia ya había dado muestras de su poca consistencia lejos de su feudo, pero la falta de Mumbrú acabó de descentrarle. Al descanso, 10 puntos de diferencia a favor del Estudiantes, 42-32.

En el tercer cuarto, los locales consiguieron una canasta y después se pasaron más de cinco minutos sin anotar, mientras que el Bizkaia BB, sin hacer gran cosa, consiguió un parcial de 0-12 para igualar el marcador a 44, con un Marko Banic letal. Carner-Medley rompió el letargo anotador colegial y también despertó al aficionado local. Estudiantes tuvo que volver a remar y una técnica a los locales acabó de crear el ambiente especial para los últimos minutos del partido. Con los dos equipos defendiendo en zona, el Bizkaia BB se desenvolvió mejor y se marchó al final del tercer cuarto con dos puntos de ventaja, tras un parcial en los diez minutos de 12-24. Los locales mantuvieron la zona, que se encargó de dinamitar Salgado con dos triples, 62-63 a seis minutos para el final. Cada minuto que pasaba, la trascendencia del resultado hacía que cada pase, cada tiro fuera decisivo. Con tres minutos de partido por delante, 67-67, Estudiantes cogió cuatro puntos de renta, gracias a la alternancia de defensas individuales y de zona, que mantuvo a un minuto para el final hasta acabar intercambiando tiros libres.

Popovic (izda.) y Suárez intentan frenar a Conley.
Popovic (izda.) y Suárez intentan frenar a Conley.EFE
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS