FÚTBOL | MALLORCA 3 - ALMERÍA 1

Son Moix sigue siendo inexpugnable

El Mallorca logra ante el Almería su sexta victoria de seis en casa

Pasan las jornadas y los rivales y el Mallorca continúa manteniendo su pleno absoluto en Son Moix: seis victorias en seis partidos. Una media intachable que, a juicio de Gregorio Manzano, ha dado a su equipo "la mitad de la salvación" antes de que se cumpla el primer tercio de la Liga.

Esta noche, el Almería indultó a los baleares en la primera mitad y recibió condena por ello en la segunda. El Mallorca planteó el encuentro a la contra, como si se midiera a un grande, y los de Hugo Sánchez aceptaron la invitación. Se hicieron dueños del balón, borraron del mapa al doble pivote local y lanzaron a Piatti como ariete para romper las resistencias contrarias. El extremo argentino causó estragos por la orilla izquierda, donde el Mallorca había situado a Mattioni, un lateral de vocación ofensiva que sufrió para echar el cierre. El equipo isleño se sostuvo gracias a Aouate, que sacó un ramillete de manos milagrosas a Nieto, Soriano y Piatti. Los propios delanteros del Almería se encargaron de desperdiciar el resto de oportunidades. Hasta seis fueron muy claras. Ninguna entró.

MALLORCA 3 - ALMERÍA 1

Mallorca: Aouate; Mattioni (Josemi, m. 86), Ramis, Nunes, Ayoze; Álvarez (Víctor, m. 78), Valero, Mario Surárez, Castro; Webó (Martí, m. 62) y Aduriz. No utilizados: Lux; Rubén, Tuni y Keita.

Almería:Diego Alves; Juanma Ortiz, Chico, Acasiete, Cisma; M'bami, Bernardello (David Rodríguez, m. 72); Nieto, Soriano; Piatti y Kalu Uche. No utilizados: Esteban; Pellerano, Guilherme, José Ortiz, Quillo y Corona.

Goles: 1-0. M. 48. Disparo de Castro desde la frontal. 1-1. M. 76. David Rodríguez, a pase de Piatti. 2-1. M. 88. Víctor cruza ante la salida de Diego Alves. 3-1. M. 92. Castro, tras driblar a dos adversarios.

Árbitro:Pérez Burull. Expulsó por protestar al preparador físico del Mallorca, Toni Servera (m. 73). Amonestó a Webó, Ramis, Julio Álvarez, Nunes, Piatti, Cisma y Juanma Ortiz.

12.043 espectadores en el Ono Estadi.

El Mallorca, superado de cabo a rabo en el primer tiempo, llegó y besó el santo tras el descanso. En su primer acercamiento serio, Gonzalo Castro recogió un balón rechazado y descargó un zurdazo ajustado al palo derecho. Con la mínima ventaja en el saco, Manzano renunció a más. Quitó a Webó y puso a Martí para montar una línea de medios superpoblada. Por momentos, el partido se volvió previsible. Hasta que volvió a aparecer el incansable Piatti, que tras una nueva galopada, sirvió el balón para que marcara el recién ingresado David Rodríguez.

El empate electrizó el ambiente y convirtió los diez minutos finales en un torbellino de ocasiones en ambas porterías. Nadie se contentaba con un punto. El Almería, ante un brillante Aouate, desaprovechó las dos que tuvo; el Mallorca, con Víctor y de nuevo con Castro, convirtió las dos en gol. Los baleares salvaron su racha victoriosa sobre la bocina.

Los jugadores del equipo balear celebran un gol
Los jugadores del equipo balear celebran un golEFE
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS