Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LIGA | ATLÉTICO 2 - ALMERÍA 2

Penúltimo y atormentado

El Atlético, que no sale de la cola, fracasa de nuevo, esta vez ante el Almería

Tiene un aire doliente el Atlético. Y duele verle. Transmite tanta inseguridad que deja el ambiente cargado, como anunciando tormenta. , con su gente aguantando la respiración. Y llega la tormenta. Y el equipo se desmorona porque sí, en el Camp Nou, contra el Almería o ante el nunca bien ponderado campeón de Chipre. Ayer repitió desastre para desesperación de la hinchada y de Abel, cuyo puesto de trabajo comienza a estar en solfa. Porque todo lo que hace el equipo es plano, insulso, sin chispa, cuando no absurdo, más allá de las apariciones de Forlán, el único que promete otra cosa, otro fútbol, otra sensibilidad. Ni eso le vale a este Atlético, que está enfermo. Y mucho.

Ayer, en el inicio, no estuvo Agüero, reservado por Abel, junto a Simao, por algún daño menor. En lugar del Kun el técnico dio carrete en el ataque a Sinama, un chico que hace un año arrancó su periplo en el Atlético de manera formidable: cuatro goles marcó en los cuatro primeros partidos. Tanta puntería resultaba sorprendente. Incluso para él, por lo visto, pues desde entonces no ha hecho más que un gol en 30 partidos. En lugar de Simao, el técnico colocó a Jurado en la izquierda para que fueran Assunçao y Cleber quienes tomaran el mando. O lo intentaran, al menos. Malvivió Jurado en la orilla, pese a alguna esporádica demostración de clase; de Assunçao se supo por su presteza en el quite (de crear juego mejor no hablar) y de Cleber... Pues ocurrió que el hombre fue el mejor de su equipo, asunto que da que pensar.

Atlético 2 - Almería 2

Atlético de Madrid: Roberto; Perea, Juanito, Pablo, Antonio López; Maxi Rodríguez (Simao, m. 67), Assuncao, Cléber Santana,Jurado; Forlán (Koke, m. 80) y Sinama Pongolle (''Kun'' Agüero, m. 74).

Almería: Diego Alves; Míchel, Chico, Santi Acasiete (Nieto, m. 83), Guilherme; Soriano (Pellerano, m. 64), Bernardello; Juanma Ortiz (Corona, m. 60), Uche, Crusat; y Piatti.

Goles: 0-1, m. 25: Piatti culmina un pase de Crusat en un contragolpe. 1-1, m. 27: Cléber Santana, de disparo raso tras un rechace en el área. 2-1, m. 55: Forlán bate por raso a Diego Alves tras un rechace en la espalda de Jurado. 2-2, m. 89: Piatti culmina en el área pequeña.

Árbitro: Iturralde González (C. Vasco). Amonestó a los locales Paulo Assuncao (m. 75), Antonio López (m. 80) y Cléber Santana (m. 83).

Incidencias: partido correspondiente a la cuarta jornada de Liga en Primera División, disputado en el estadio Vicente Calderón ante

unos 40.000 espectadores.

El Atlético entró en acción preso del pánico, lo que no es de extrañar teniendo en cuenta que la confianza de algunos de sus jugadores está bajo mínimos. Cuarenta y cinco segundos tardó el Almería en darle un susto de muerte. Crusat arrancó, se fue tan feliz dejando a su espalda unas cuantas sombras y ante el aterrorizado Roberto se presentó. Al lateral de la red mandó el balón.

Tan descorazonador inicio, sin embargo, no desesperó al Atlético, que a tirones intentó adueñarse del balón, irse al ataque, demostrar su supuesto poderío. Algo consiguió. Cleber chutó con todo tras un taconazo de Sinama (cosas más raras se han visto) y Diego Alves borró un gol cantado. También se esforzó el portero del Almería para desactivar el disparo de Maxi, el de Forlán, y bajo los palos apareció Uche para sacar el cabezazo del omnipresente Cleber. Se mascaba el gol del Atlético cuando Forlán recibió el balón, pisó el área y cayó zancadilleado por Soriano. Penalti claro. Lanzó Forlán, y tanto colocó la pelota junto al palo que se le fue fuera.

Amenazó con resquebrajarse el Atlético. Y más aún cuando el balón le llegó a Crusat, que se fue por la izquierda, aceleró ante Perea (gran atleta que fue), ante Pablo (algo lento, quizá) y la mandó al área, donde llegó Piatti un siglo antes que Juanito para fusilar a Roberto. Podía ser aquello la sentencia a un Atlético que temblaba, pero le llegó el balón a Forlán, acostado en la izquierda, lo puso aquél en el área, a pies de Maxi, que lanzó, rebotó la pelota en un defensa y Cleber marcó por bajo con una habilidad que se desconocía por estos lares.

El gol sedó al Atlético, que volvió a escena más calmado, intentando, dentro de sus limitaciones, tocar el balón, a la espera de que volviera a abrirse la lata. Gigantesco estuvo Cleber en aquel túnel con el que avergonzó a un rival antes de lanzar alto. Al instante, Jurado rebañó un rechace y se la dio a Forlán, que marcó ante la salida de Alves. Era el gran momento del Atlético, cuando debía cerrar el conflicto. No lo hizo. Movió ficha Abel, dio cuerda a Simao, al Kun, al chaval Koke, sacrificó a Forlán, se fue anestesiando el Atlético, la victoria en el bolsillo, los mejores porque sí, y nadie vio la arrancada de Míchel por la derecha, ni la llegada de Piatti por el centro, el centro de aquél, el remate de éste desde el área pequeña, el empate, la bronca, el desastre nuestro de cada día, el estado de excepción que invade a un equipo que volvió a demostrar su condición de moribundo.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.