FÚTBOL | VALENCIA

Manuel Llorente vuelve al Valencia como presidente

Bancaja formará un núcleo fuerte con el ex dirigente del club, Javier Gómez y Fernando

Las cartas ya están boca arriba. Bancaja propuso ayer un consejo de administración para el Valencia con un núcleo duro compuesto por Manuel Llorente, que regresaría al club como presidente, Javier Gómez, que seguiría de consejero delegado, y Fernando Gómez, máximo responsable deportivo. Tras la dimisión de Vicente Soriano el jueves como presidente, la entidad financiera, principal acreedora del club, ha formado un consejo con el que tratar de salir del pozo económico en que se halla el Valencia, que debe más de 500 millones, 240 de ellos a Bancaja.

Es una propuesta que la caja de ahorros le había hecho a Llorente hace seis meses, pero el dirigente la rechazó porque no quería, como presidente del Pamesa, dejar en la estacada a Juan Roig, dueño del club de baloncesto. Ayer, finalmente, Llorente, de 57 años, recibió el visto bueno de Roig para desvincularse del Pamesa y poder aceptar la oferta valencianista. Roig se despedía así de un colaborador de muchos años, desde que ambos coincidieron en el lanzamiento de Mercadona.

Juan Roig liberó ayer a Llorente de su compromiso con el Pamesa

Llorente fue uno de los grandes damnificados del ex presidente y todavía máximo accionista, Juan Soler, que lo destituyó en noviembre de 2006 después de 10 años en el club, los ocho primeros como máximo responsable del área económica. "Soler me dijo que quería llevar el club como si fueran sus cines", dijo en su despedida Llorente, quien advirtió de la ruina económica a la que iba a llevar esa manera de gestionar la entidad por parte de Soler.

La trayectoria de Llorente en el Valencia estuvo trufada de éxitos, pero también de numerosas polémicas. La más agria para él fue la que vivió con Rafa Benítez, el entrenador que conquistó dos Ligas y que se marchó maldiciendo contra Llorente. También se enfrentó a Javier Subirats, el secretario técnico que había fichado a Baraja, Cañizares y Villa, entre otros. Pero también hubo periodos gloriosos, como la conquista de la Copa de 1999, las dos finales de Champions (2000 y 2001), y las dos Ligas (2001 y 2004), además de un crecimiento económico sostenido gracias a la venta de las estrellas: Mendieta, Farinós, Piojo López, Gerard y Kily González. Traspasos impopulares en un primer momento, pero muy beneficiosos para el club con el paso del tiempo. No parece, pues, que le vaya ahora a temblar el pulso si tiene que desprenderse de algunas de las figuras actuales, Villa y Silva, si bien Fernando Gómez sería partidario de conservar al menos a uno de los dos. Y si hay que vender a uno, que no sea por menos de 45 millones en el caso de Villa y por menos de 35 en el de Silva. De hecho, el club ya ha recibido una oferta del Chelsea por El Guaje de 45 millones. "Nunca vamos a malvender a un futbolista", dijo ayer Javier Gómez.

Esto depende en gran parte de si se hace efectiva la ampliación de capital de 92,4 millones que el club propondrá en la junta de accionistas de mañana domingo, a las 10.00 en el Complejo Deportivo de la Petxina. Y será aprobada puesto que Soler, con un 37% de las acciones, ya ha dicho que votará a favor a través de su consejero de confianza, Benjamín Muñoz.

La entrada de Llorente y de otro viejo amigo, Vicente Andreu, propició las dimisiones de Marcos Martínez (fiel a Soriano), Vicente Silla, Antonio Olmedo y Ana Julia Roselló (vinculados a Soler). Roselló fue muy clara al respecto: "Nos han dicho que había una lista de consejeros para ratificar en la junta del domingo y nosotros no estábamos en ella".

Así, el consejo que llegará a la cita del domingo lo integran, además de Javier Gómez, presidente en funciones, Fernando Gómez, José García Roig y Benjamín Muñoz, que no ha asegurado su continuidad. Además de Llorente, Andreu será otra de las nuevas caras del consejo. Accionista e histórico valencianista, Andreu es un experto economista y ha mantenido generalmente una visión crítica con la gestión del club. Es, por otro lado, uno de los tres administradores concursales que trabaja en encontrar viabilidad económica para el otro club de la ciudad, el Levante. Javier Gómez, que ya trabajó con Llorente durante años en el Valencia, enseñó el camino que seguirá la entidad en los próximos meses.

La ampliación de capital es, dijo, "el primer gran paso para garantizar el futuro económico y fiinanciero". "Necesitamos una inmensa demostración de fuerza social. No cabe el derrotismo", sentenció.

El directivo, en su época en el Valencia
El directivo, en su época en el ValenciaCARLES FRANCESC

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50