Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÚTBOL | RECREATIVO 0 - ATLÉTICO 3

Resucita el Atlético

Agüero y Forlán se lucen ante un Recreativo falto de gol en el estreno de Abel

Pues resulta que el Atlético está preparado para jugar bien. Y para gobernar un partido. Y para triunfar en él de principio a fin sin que le dé un ataque de vértigo. Resulta que el Atlético está vivo, o al menos lo estuvo ayer en Huelva, donde en una magnífica actuación masacró a un Recreativo menor, que no le perdió la cara al partido pero que pagó cara su inocencia. La revolución no llegó desde el banquillo, donde debutaba Abel Resino, sino de las botas de Agüero y Forlán, que firmaron una maravillosa actuación, bien acompañados por un puñado de secundarios que mostraron su mejor versión, con un irreconocible Sinama al frente.

Dijo Abel que en el Atlético iban a cambiar muchas cosas. Tiempo habrá para comprobarlo, pero ayer quedó claro que el equipo ha recuperado la confianza y, lo que es más importante, el gol. No hay ningún aspecto táctico, por mucho que la defensa adelantara un paso su posición, que justifique el cambio de cara del equipo. Abel retocó lo justo la pizarra, pero el equipo, excepto por la presencia de Pablo en la defensa en lugar de Heitinga y que Antonio López cubriera la baja de Simao en la banda izquierda, era el mismo que lleva todo el año fracasando. No hay pizarra, ni técnico, que consiga que Pernía corte, progrese y centre en la misma jugada; o que Perea no pierda el sitio y, de paso, los papeles; en fin, que cuatro charlas no parecen suficientes para que Sinama desborde allá en la derecha una y otra vez. Eso no lo cambia un nuevo entrenador, grite o no. Lo que verdaderamente ha cambiado Abel ha sido el ánimo del equipo, a lo que sin duda le ayudó encontrarse con un gol a favor a los tres minutos. Eso ocurrió y, ahí es nada, al equipo no le dio por temblar, ni mucho menos por elucubrar, como venía siendo costumbre. Un equipo que tras la primera andanada de Agüero no dio ningún paso atrás, sino todo lo contrario: se fue directo a por el segundo gol. Forlán y el Kun abanderaron la revolución del Atlético, que fue tanto o más sentimental como futbolística.

Recreativo 0 - Atlético 3

Recreativo: Asier Riesgo; Nef, Nasief Morris, César Arzo, Casado (Maidana, m. 46); Sisi (Marco Rubén, m. 57), Javi Fuego, Rafa Barber, Aitor; Camuñas (Javi Guerrero, m. 75 y Adrián Colunga.

Atlético de Madrid: Leo Franco; Perea, Pablo, Ujfalusi, Pernía; Sinama Pongolle, Assunçao, Raúl García (Maniche, m. 78), Antonio López; Forlán (Ever Banega, m. 80) y ''Kun'' Agüero (Miguel de las Cuevas, m. 90).

Goles: 0-1, m. 3: ''Kun'' Agüero. 0-2, m. 27: Forlán. 0-3, m. 34: Forlán.

Árbitro: Manuel Enrique Mejuto González (C. Asturiano). Amonestó al local Nef y a los visitantes Pablo y Perea.

Incidencias: partido correspondiente a la vigésimo segunda jornada de Liga en Primera División, disputado en el estadio Nuevo Colombino ante 17.374 espectadores. Los jugadores de ambos equipos se solidarizaron con la joven sevillana Marta del Castillo, desaparecida desde hace diez días. Antes de comenzar el encuentro,el presidente de la Liga de Fútbol Profesional, José Luis Astiazarán, hizo entrega al presidente de la Federación de Peñas Recreativistas del distintivo, en forma de dorsal número 12, como reconocimiento a la labor de fomento de la tolerancia, el juego limpio y el respeto entre aficiones.

Salió enchufado el Atlético y, en cuanto pudo, Sinama avanzó por la derecha. Lejos de enredarse para acabar retrasando el balón, el chico regateó a su defensor, levantó la vista y mandó el centro al área, a la llegada de Agüero, que acudió al remate como un huracán. El Kun asestó un frentazo al balón y lo mandó al palo derecho de Riesgo, al que no dio tiempo ni a sacar la mano. Era la primera llegada del Atlético y el primer golpe en el mentón de un Recre que pudo rehabilitarse al poco tiempo en un balón que Colunga cazó en el aire en la primera, y única ocasión, en la que Pablo dudó. El chico evitó con habilidad la torpe salida de Leo Franco, pero mandó el balón fuera por muy poco.

Cualquier acontecimiento similar hubiera provocado una tiritona en el Atlético de hace unos días, pero no en éste. Con las líneas muy juntas, los defensas encontraron apoyo en Assunçao y Raúl García y el equipo se sintió cómodo. , buscando una y otra vez las bandas donde Sinama y Antonio López eran capaces de asomarse al ataque y echar una mano a los laterales, que solían vivir vendidos.Animado por su gol, Agüero se agigantó. Lejos de quedarse de palomero se hizo presente en la recuperación y se dejó ver una y otra vez.Y en cuanto se alió con Forlán, la armó. Un balón largo de Pablo cayó en pies del Kun, que se frenó, esperando que Forlán progresara por su izquierda. Eso hizo el uruguayo, que encaró a Riesgo y tocó lo justo con la zurda para colar el balón junto al palo en una acción extraordinaria. Cada llegada del Atlético era una bofetada al Recre, que aún así lo intentó con un cabezazo de Barber que sacó Pernía bajo palos,en un córner defendido por el Atlético con la discplina que hasta hace poco le era ajena.

El Atlético, acunado en el marcador, disfrutaba del partido, amén de mostrarse guerrero en la recuperación. Así se mostró Agüero para hacerse con el balón y lanzar de nuevo a Forlán por la izquierda. El uruguayo avanzó y con la diestra superó por alto a Riesgo. Ni ese tercer gol descompuso al Recre ni atemperó al Atlético, por lo que el partido siguió siendo frenético, de ida y vuelta. Al poco del descanso Morris sacó el balón de la bota de Antonio López cuando éste iba a fusilar. Marcó el Recre en una acción que el árbitro no dio por válida. Perea se trastabilló, perdió el balón y Pablo cometió falta. Allí, al borde del área grande, se fue el airado Leo Franco a protestar, lo que aprovechó el Recre para, con picardía, sacar rápido y marcar por medio de Colunga a puerta vacía. Pero dijo Mejuto que aquello no valía, no se sabe bien por qué, y el Recre pasó el resto de partido intentando lo imposible, superar a Leo, mientras el Atlético, al contragolpe, disfrutaba como hacía tiempo, en lo que supuso la resurrección de un equipo que ha despertado con el cambio de jefe pero al que sólo hacen grande sus jugadores grandes. Y de esos, el Atlético tiene dos: Forlán y Agüero.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.