AUTOMOVILISMO

"El año que viene me volveréis a ver en el Dakar"

A pesar del anuncio de Mitsubishi de abandonar los raids, Nani Roma asegura su presencia en la próxima edición de la carrera

Conscientes del terremoto que causaría la noticia de la retirada de Mitsubishi de las competiciones de raids debido a la crisis que azota al mundo, la cúpula del MMSP, la división de raids de la marca japonesa, reunió a sus pilotos en el cuartel general que la estructura tiene a las afueras de Lyon. Allí se encontraron Nani Roma, Stéphane Peterhansel y Luc Alphand, y sólo faltó el japonés Hiroshi Masuoka. El objetivo era evidente: enfrentarse a la tormenta unidos. Tras anunciar Honda su retirada de la Fórmula 1, Subaru y Suzuki de los rallies y Kawasaki de MotoGP, la quinta marca japonesa ya ha caído. Y puede que no sea la última.

Superado el shock inicial, se abre ahora un proceso de discusión en el que las partes implicadas (Mitsubishi, sus pilotos y los patrocinadores) deberán encontrar una salida que sea lo menos perjudicial posible para todos. De entrada, que Mitsubishi haya emitido un comunicado asegurando que deja los raids no significa que en el próximo Dakar no vaya a competir ninguno de sus coches. La nota afirma que el fabricante japonés no acudirá como marca, pero esta circunstancia no impide que el equipo de carreras actual, dirigido por el francés Dominique Serieys, pueda seguir utilizando su material, aunque sea sin el soporte económico (investigación y desarrollo) que tenía hasta ahora. Sería algo similar a lo que ocurre con Ford en el Mundial de Rallies (WRC), el tinglado que gestiona Malcolm Wilson. Hay varios indicativos que llevan a pensar en esta posibilidad. En primer lugar, que Mitsubishi, tras dejar el WRC en 2005, se volcó en los raids y especialmente en el Dakar - lo ha ganado 12 veces, siete de ellas de forma consecutiva entre 2001 y 2007 -.

Además, la marca nipona estrenó coche en la pasada edición de la carrera por etapas más dura del mundo, y resulta extraño pensar que todo el trabajo de diseño y desarrollo del Racing Lancer, su primer modelo equipado con un motor diesel, haya sido en balde. Para evolucionar el vehículo, Mitsubishi invirtió 6,5 millones de euros en una nueva sede para el MMSP, en Lyon, en la que trabajan más de 60 personas a las que nadie les ha dicho que vayan a dejar de hacerlo. El edificio fue inaugurado hace menos de un mes.

Es por todo esto que la decisión anunciada ayer por el fabricante japonés parece responder más a un argumento político y de imagen, teniendo en cuenta la coyuntura económica mundial, que a una necesidad real (el presupuesto del equipo oficial de raids ronda los 15 millones de euros).

"Un cosa está clara", aseguraba ayer Nani Roma; "el año que viene me volveréis a ver en el Dakar". El contrato del español con Mitsubishi expira a final de año, pero, según afirma él mismo, la renovación ya está pactada y para nada se verá alterada. "Ahora hay que ver cómo se resuelve todo. Lo que está claro es que, más allá de la decisión que hayan podido tomar desde Japón, Mitsubishi tiene una serie de acuerdos firmados que tendrá que respetar o solucionar", argumenta el catalán, décimo clasificado en el último Dakar.

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50