Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LIGA DE CAMPEONES

Rubalcaba respalda la actuación de la policía en el Calderón

La UEFA ordena el cierre del campo del Atlético de Madrid por los incidentes ante el Olympique de Marsella

La UEFA ha sancionado al Atlético de Madrid con el cierre de su estadio, el Vicente Calderón, para los dos próximos partidos de la Liga de Campeones con opción a un tercero, sujeto a que el Atlético de Madrid no se vea inmerso en nuevos incidentes de público en un periodo de cinco años. El motivo de la suspención reside en los incidentes que tuvieron en las gradas de coliseo rojiblanco durante el partido que enfrentó hace dos semanas al Atlético y al Olympique de Marsella. Los seguidores radicales del conjunto francés protagonizaron diversos disturbios durante el encuentro, como el lanzamiento de sillas y la exhibición de bengalas, así como de pancartas prohibidas, por lo que las fuerzas de seguridad tuvieron que intervenir.

Tras conocer la noticia, el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha respaldado la actuación de la policía. "Me voy a permitir mandarle unos vídeos completos a este señor ( William Gaillard, repersentante de la UEFA), para que vea lo que pasó realmente en el estadio. Lo que verá es a unos señores que se llaman aficionados", en referencia a los seguidores del Olympique, "sacando las sillas del estadio Vicente Calderón, tirándoselas a los policías" y en algún caso "con éxito", ha declarado Rubalcaba en Onda Cero.

La policía nacional ha emitido un comunicado que señala que "la actuación de los agentes fue en todo momento correcta y proporcionada (...) Como consecuencia del lanzamiento de objetos y de los enfrentamientos de algunos aficionados con los agentes cinco policías resultaron heridos, de los que uno precisó siete puntos de sutura en la frente. Una persona fue detenida y enviada a prisión por los altercados".

El máximo organismo del fútbol europeo esgrime la "falta de organización que generó incidentes de público" y "conducta impropia de sus aficionados". La UEFA ha dictaminado además que el equipo rojiblanco deberá disputar dichos encuentros a una distancia mínima de 300 kilómetros lejos del Calderón. El informe del delegado de seguridad de la Uefa, que recoge los altercados provocados por los ultras franceses el 1 de octubre, ha sido decisivo en este sentido, aunque el club español todavía disponde de tres días, hasta el viernes a las 12:00, para recurrir esta decisión.

Si el recurso no prospera, el Atlético deberá movilizar a los miles de aficionados que han adquirido sus entradas para los próximos choques ante el Liverpool (22 de octubre) y el PSV Eindhoven (26 de noviembre). De este modo, el retorno de Fernando Torres al Calderón, que iba a disfrutar del regreso de uno de sus hijos pródigos, no será posible. La entidad rojiblanca ya se ha puesto a trabajar con el objeto de evitar que su equipo tenga que jugar estos dos encuentros de sanción en el exilio.

Aguirre, suspendido

Asimimismo, la Comisión de Control ha impuesto una multa de 150.000 euros al club y una suspensión de dos partidos al técnico mexicano Javier Aguirre por tener en el partido una "conducta contraria" al artículo 5 de la UEFA, referente a los principios deportivos, de integridad y deportividad. De esta forma, Aguirre "no podrá participar en ningún acto oficial ni durante ni después del partido" y no podrá estar en el túnel, el área técnica o los vestuarios ni tener comunicación alguna con el equipo en los dos próximos partidos.

Mientras, la presión desde Marsella ha sido constante. El Marsella emitió un comunicado calificando de "salvaje" la carga policial contra sus aficionados. El presidente del club marsellés, Pape Diouf, denunció que la afición del Atlético había proferido insultos racistas y consignas de carácter neonazi contra varios de sus jugadores de raza negra. "Pensábamos que Madrid era una de las grandes capitales del fútbol", declaraba el máximo mandatario a través de un comunicado.

La UEFA culpa a la policía

El director de comunicación de la UEFA, William Gaillard, ha declarado que la Comisión de Disciplina de este organismo ha dictaminado que los incidentes "fueron provocados por la Policía Española sin ninguna razón. Hemos tenido anteriormente problemas con la Policía Española, hemos hablado con las autoridades españolas, también las hemos escrito. Si se recuerda, hubo problemas hace dos temporadas en Sevilla con hinchas del Tottenham que fueron golpeados violentamente, incluyendo a personas discapacitadas".

El portavoz de la UEFA ha explicado que el Atlético tiene tres días para recurrir y ha recordado que durante cinco años se va a controlar el comportamiento del club rojiblanco. "Si hay algún problema la sanción se convertiría en una sanción fija. Los partidos contra el Liverpool y contra el PSV se jugarán en un campo neutral, a por lo menos 300 kilómetros de Madrid. Lo elegirá el Atlético, aunque la UEFA tendrá que aprobarlo. Tiene que contar con las facilidades idóneas para un partido de Champions".

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.