FÚTBOL | OSASUNA 0 - RACING 1

El Racing agudiza la depresión de Osasuna

Un gol del Racing tumba a los de Ziganda en el m.54 con uno menos

Se trataba de un partido arriesgado. No por el momento, la sexta jornada, pero sí por lo que de él podía deducirse. Tanto Osasuna como Racing eran parte del ilustre club de aquellos que no saben lo que es ganar esta temporada. Algo a lo que sí se le ha de tener miedo. Si a ello se le une el condicionante de la anotación, sólo dos goles para los de Ziganda, la tensión parece lógica.

El juego de los rojillos no es algo que contextualice esta situación. Tampoco ante el Racing. Y eso que pelear por el quinto empate podría parecer disparatado. En ningún momento fue ese el modesto rumbo de Osasuna. Salió como se esperaba. Desde el primer minuto quedó claro que para Ziganda la mejor manera de sacudirse los miedos era golpeándolos. Con Dady fijando a los centrales cántabros Masoud parecía multiplicado. para los defensas racinguistas.Por las bandas Plasil, Juanfran y un inspiradísimo Azpilicueta surtían por aire a Dady que se ocupó más de recordar a Garay y Cesar Navas la dureza de su físico que el peligro de su descuido. Sin embargo, en su cabeza estuvo la mejor ocasión del partido, cuando el larguero repelió un poderoso rematea centro de Plasil.

El Racing se propuso conquistAr la medular para lo que utilizó hasta seis de sus jugadores. Arriba el habilidoso Pereira trataba de resquebrajar una defensa rojilla comandada por Miguel Flaño que sacó bajo palos un preciso centro del delantero cántabro que esperaba Lacen.Fue en otra de las internadas de Pereira cuando Flaño cometió la que a la postre sería la falta determinante del partido.Garay golpeaba la pelota que encontraba en la mano de Plasil la ampliación de la barrera que servía para detener su trayectoria. Penalti y expulsión del centrocampista checo.

Pudo ponerse todo peor, pero Ricardo paró la pena máxima lanzada por Garay. más que seguro desde esta distancia que tampoco pudo embocar de cabeza tras el rechace del meta.Osasuna se quitó los complejos. Descubrió que el Racing no era capaz de aprovecha su superioridad numérica. Ziganda lo intentó con lo que tenía y aguantó hasta donde pudo. Cuando restaban dos minutos para el final del encuentro, un medido centro de Marcano, encontraba el preciso gesto de Valera que se anticipaba a Miguel Flaño y deshacía los deseos de Ziganda que veía con buenos ojos el que sería el quinto empate de la temporada. Se complica la vida Osasuna, al que a la falta de puntería se le une ahora la desdicha.

El guradameta del Osasuna, Ricardo López, es felicitado tras detener un penalti
El guradameta del Osasuna, Ricardo López, es felicitado tras detener un penaltiEFE

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS