Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÚTBOL | DEPORTIVO 1 - NUMANCIA 0

Lafita y nada más

Un tanto del centrocampista resuelve para el Deportivo un partido tedioso ante el Numancia

La incertidumbre en el marcador no es un argumento sólido para justificar el precio de una entrada. Al Depor y al Numancia les salió una auténtica castaña de partido. Se vio tan poco fútbol en Riazor que la afición decidió sacudirse el tedio silbando a Riki por haber dejado al equipo con diez el pasado jueves contra el Brann en la UEFA y a Mista por su trote desmadejado. Y eso que el Depor ganaba.

El Numancia es un equipo sin malicia ni pegada. Tampoco es que el Depor ande muy sobrado de esto último. Ganó por un magnífico gol de Lafita. El maño peinó con sutileza y de espaldas a la portería una falta botada por Sergio en el minuto 14. Cuando no es un centrocampista, es un defensa el que tiene que acudir a la cita con el gol.

Otra temporada más no hay pólvora en la delantera coruñesa. El mexicano Omar Bravo le pone voluntad, pero anda con la puntería extraviada. Algo impropio de un delantero que llegó con cien goles en siete temporadas en su hoja de servicios. En cuanto a Mista, la afición ya le ha perdido la confianza. Y él, con una carrera pesada, tampoco da señales de confiar en el mazo que tenía en su zurda. Luego está Riki. Otro caso singular. No acaba de ser el delantero que maravilló en Getafe. Lotina ayer lo tiró a la banda izquierda de inicio. Quizá porque aún no había comenzado el partido cuando escuchó el primer reproche, el madrileño estropeó una magnífica ocasión en el segundo tiempo para cerrar el partido.

El Numancia malgastó la oportunidad de puntuar en Riazor contra un equipo fundido desde el minuto 30 a pesar de que Lotina está obsesionado con las rotaciones. Cuando Kresic tiró de banquillo, consiguió encerrar al Depor en su área hasta el pitido final. Pero las dudas fueron un lastre muy pesado. El Depor se excusó en el cansancio para justificar el pestiño. El Numancia aún tiene que espantar la modestia del recién llegado.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.