Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
JJOO | GIMNASIA RÍTMICA

Cid se despide con un diploma olímpico

La gimnasta española, de 28 años, concluye octava en la final individual, en la que venció la rusa Kanaeva

Almudena Cid echó al cierre a su carrera deportiva con el octavo puesto logrado en el tapiz de la Universidad de la Tecnología de Pekín, donde evidenció que permanece como única luz de la gimnasia rítmica española, especialmente tras el batacazo que sufrió la competición por equipos. Los veintiocho años de la vitoriana, la más veterana de todo el torneo, han supuesto, hasta ahora, la baza más solvente en este torneo. Poco se adivina por detrás. Cid ha dicho adiós en su carrera dejando brillo en cada uno de los eventos por los que ha transitado. Especialmente en los Juegos Olímpicos, donde la gimnasia rítmica adquiere una proyección mayor. La atleta de Vitoria ha participado en las cuatro últimas ediciones. Atlanta 1996, Sydney 2000, Atenas 2004 y Pekín 2008.

Cid retomó el testigo que dejó Carolina Pascual, plata en Barcelona 92 y mantuvo en la final a la representación española. No llegó a obtener la recompensa de la alicantina, pero compitió en cada final de cada una de las ediciones. Nadie parece asomar ahora, cuando Almudena Cid ha decidido echar el cierre definitivo a su carrera deportiva. Ni se advierten movimientos excesivos de cara al próximo ciclo olímpico. El octavo puesto obtenido por la gimnasta vitoriana alivia el borrón provocado por la modalidad de conjuntos. Cid acumula cuatro finales olímpicas. Un hecho sin precedentes en la historia de este deporte. Firmó el último mientras el quinteto español se lamentaba de un notable fracaso.

Y es que la mala actuación en el ejercicio combinado de aros y mazas echó al traste las perspectivas de las españolas, que previamente tenían asegurado su puesto en la final, con el séptimo lugar conseguido en la primera jornada de clasificación. Las juezas no pasaron por alto los errores del ejercicio español, que había puesto sobre el tapiz a Bárbara González, Lara González, Isabel Pagan, Ana María Peláez y Verónica Ruiz. Conjunto que completa Elisabeth Salom. Fue un retroceso mayúsculo en la gimnasia rítmica española. Todo ha ido a peor desde Atlanta 1996, cuando fue campeona olímpica. Después, cayó al décimo lugar en Sydney 2000 y mejoró en Atenas 2004, cuando finalizó séptima. España hablaba de final y soñaba con uno de los cinco primeros lugares a su llegada a Pekín, donde no pudo vislumbrar un evidente crecimiento y terminó undécima, en el penúltimo puesto.

"Continuaré vinculada, pero no con los que hay ahora"

Almudena Cid, que echó el cierre a su carrera profesional con el diploma olímpico de Pekín 2008 bajo el brazo después de quedar octava en la final individual de gimnasia rítmica, ha admitido que le gustaría seguir vinculada al mundo de la gimnasia, "pero no con las personas que hay ahora". "Yo quisiera seguir vinculada a la gimnasia pero no con las personas que en un momento dado han intentado frenar mi carrera deportiva. Desgraciadamente, ahora siguen en activo. Y yo prefiero hacer cosas que me den más satisfacciones que trabajar con toda mi alma para que mejore la gimnasia y no ver ningún resultado", ha dicho la gimnasta vitoriana.

"Los que en un momento no me apoyaron saben quienes son. Pero he querido retirarme en el lugar y el momento que yo quería", ha proseguido Almudena Cid tras acabar su aventura olímpica en Pekín. Para Almudena Cid, la última jornada de competición, en la que igualó el octavo puesto que obtuvo en Atenas 2004 "he disfrutado totalmente. Ayer era mi día en cuanto a clasificarme. Hoy es el día de la campeona olímpica. Yo he competido de forma inmejorable. He hecho ocho ejercicios bien, también en Atenas. Y he demostrado que en los momentos en los que hay que estar estoy y eso me lo llevo para toda mi vida".

La gimnasta española, la única en la historia que ha disputado cuatro finales olímpicas, reconoce el vacío que queda con su retirada de la competición. "La verdad es que está complicado porque es un deporte muy difícil y creo que no se ha hecho un trabajo continuo ni un seguimiento de niñas de captación. No sé por qué y ahora va a haber un vacío. Pero espero que el Comité Olímpico Español y el Consejo Superior de Deportes tengan paciencia y apoyen este deporte porque si sale Madrid 2016 tendrán que trabajar con buenos técnicos y un buen sistema de trabajo", ha argumentado Cid.

La gimnasta española se ha mostrado feliz y satisfecha de su papel en la final. "He competido muy bien. He sabido estar en todo momento. No he fallado nada. He dado lo máximo que podía dar y el diploma ha compensado el esfuerzo y el sacrificio hecho". "Creo que merecía esto y lo dudaba; y en el momento en el que tenía que estar he estado y muy bien. El público ha estado muy bien a pesar de que he quitado uno de los puestos a la competidora china", ha añadido la gimnasta española que ha reconocido que el diploma olímpico "es un cierre a mi carrera deportiva muy feliz y con un broche final muy bonito".

"He aprendido a conocerme a mí misma y a saber las personas que quiero que estén a lo largo de toda mi vida", ha expresado Almudena Cid, que piensa celebrar el éxito "con una buena cena con la gente que ha venido a verme y las compañeras de la gimnasia de conjunto a las que les he dedicado el ejercicio de aro".

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información