Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÚTBOL INTERNACIONAL

Kezman: "Antes sentía pena por los monjes; ahora envidio su estilo de vida"

El ex jugador del Atlético de Madrid revela su creciente espíritu religioso

Mateja Kezman, ex jugador del Atlético Madrid y del Chelsea, afirma que le atrae la vida de monje, porque así podría "servir mejor al Señor", con el que siente una profunda conexión. En una entrevista al diario Press de Belgrado, el delantero apartado de la selección serbia por el anterior seleccionador Javier Clemente, ha descubierto una religiosidad poco común en un futbolista profesional.

"Antes, visitando monasterios, sentía pena por los monjes, pero ahora les envidio su estilo de vida. Es lo máximo del servicio al Señor. Es muy difícil vivir en este mundo y respetar todos los mandamientos de Dios", expresó en ocasión de la Navidad en Serbia, el día 7 de enero según el calendario juliano, que aplica la Iglesia cristiano-ortodoxa en Serbia.

Kezman, jugador del Fenerbahce de Estambul, dijo que pasó la Navidad en un hotel turco "solo con el Señor, rezando. Quería haber estado con mi familia, pero tuve compromisos con mi equipo." El goleador de 28 años admite que ayuna regularmente todos los miércoles y viernes y que su fe se está poniendo cada vez más fuerte. "Intento pasar el mayor tiempo posible pensando en Dios y visito monasterios siempre que puedo. Estoy agradecido a Dios por haberme permitido conocer la fe y estar en compañía de la gente que sirve a Él".

Incluso el aparentemente impecable Kezman tiene un vicio: numerosos tatuajes en el cuerpo. "Sí, es mi vicio. Otros tienen el vicio del alcohol, tabaco o mujeres, mientras en mi caso son los tatuajes. Sin embargo, siento que me obsesionan cada día menos, merced a la ayuda de Dios", concluyó el futbolista más caro en la historia del Fenerbahce, que pagó 15 millones de euros al Atlético en el 2006.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.