Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LIGA | VILLARREAL 1 - ALMERÍA 1

El vértigo de la cima

El Villarreal, incapaz de ganar al Almería, pierde la posibilidad de ser líder por primera vez

Hay equipos a los que les entra el vértigo cuando se ven delante de una situación idílica, ante la posibilidad de dar un paso firme y responsable. El Villarreal, tal vez, padeció el mal de altura y dejó escapar la oportunidad de ser líder de la Liga española tras sus 84 años de historia y en su novena temporada en Primera. Impensablemente, lo evitó el Almería, que empató un partido trabado y sacó a relucir la peor versión castellonense. El conjunto andaluz resquebrajó el juego de toque y asociación del de Pellegrini, demasiado directo y vertical a la vez que insustancial. El arreón final no fue suficiente como en ocasiones precedentes. Tres puntos y el prestigio estaban en juego. Una losa.

Los números no reflejan siempre la realidad. Al Almería le cuesta marcar goles. La deducción lógica es que no se propone llegar al área contraria o, simplemente, le cuesta. No es así. Emery ha dotado de un aire fresco y alegre a un cuadro que se supone tiene que ser consciente de que tendrá que pelear mucho para continuar entre los elegidos. El conservadurismo no garantiza logros. El ser atrevido, tampoco, pero al menos resulta más loable y romántico. El Almería es valiente, pero está reñido con la efectividad. Su puesta en escena es plausible y sus formas destacables, aunque, eso sí, algo marrulleras. La lección la tiene bien aprendida. Cuando pierde el esférico, intenta de todas formas que su rival no lo tenga tampoco aun con actos dudosamente reglamentarios.

El problema del Almería es el de muchos: la calidad para ejecutar el último pase, la tranquilidad para definir el instante decisivo. Todo lo contrario que el Villarreal, que se siente cómodo con el balón; en el que nadie tiembla con él en los pies, que todos se ofrecen, que cualquiera asume responsabilidades aunque en ocasiones nada salga. Y que tiene pegada, lo que diferencia al vulgo de la nobleza.

Que el fútbol es un estado de ánimo es algo plenamente sabido. Y el Villarreal posee en la actualidad jugadores tocados por la divinidad. Nihat es uno de ellos. Todo lo que toca últimamente lo convierte en gol. En Turquía le quieren canonizar. Dos goles en sendos partidos del ex de la Real Sociedad ante Noruega y Bosnia han dado la clasificación a los otomanos para la Eurocopa de Suiza y Austria. Ayer, Nihat volvió a mojar antes del primer cuarto de hora tras una magnífica jugada de Guille Franco otro de los jugadores que ha experimentado una metamorfosis positiva difícil de explicar.

El gol no achantó al Almería, que intensificó más si cabe su presión, convencido de poder revertir la situación. En actitud, el conjunto andaluz se gana el jornal. El encuentro derivó entonces en un ejercicio áspero, lleno de fricciones, de pocas luces, feo de ver e incierto de pronosticar. Se acrecentó la sensación tras iniciarse la segunda mitad, cuando Negredo, el delantero criado en la cantera del Madrid, establecía el empate en el marcador y dejaba atrás la sequía del Almería, que llevaba cuatro partidos sin marcar ningún gol. Con la igualada, el conjunto andaluz siguió atosigando al Villarreal. Pero Emery mandó un mensaje contradictorio a su equipo al retirar a Uche, un delantero, por Juanito, un centrocampista de contención. El empate le valía al Almería. Para el Villarreal, fue insuficiente.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.