Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Athletic de Bilbao 0 - Osasuna 0 | FÚTBOL

El Athletic y Osasuna aburren

Los dos equipos empatan a cero

El Athletic de Bilbao y el Osasuna han demostrado hoy en San Mamés estar aún en fase de rodaje con un empate sin goles que fue justo castigo al fútbol ofrecido por ambos equipos, trabado, espeso y sin apenas creatividad ni remate. Al nuevo Athletic de Joaquín Caparrós le faltó la pegada de una pretemporada ante rivales sin apenas entidad y la agresividad que pide el técnico a un equipo al que parece que le va a costar salir del socavón en el que se metió en los dos últimos años.

El equipo de José Angel Ziganda, por su parte, no se pareció en nada al poderoso de algunas fases de la temporada anterior, sobre todo en un ataque, con Portillo y Pandiani arriba, que tendrá que aprender a abastecer a los dos goleadores. Tampoco la nueva dupla atacante local, Aduriz-Llorente, ofrecieron buenas sensaciones, hasta el punto de que el joven riojano fue relevado poco después de descanso. No obstante, como en el caso rojillo, a la delantera rojiblanca también le faltó abastecimiento.

El Athletic, de todos modos, pudo hacer una lectura más positiva de su gris debut de este curso, al que se sumaron los de Koikili y Vélez en Primera División, si el sustituto de Llorente hubiese mandado entre los tres palos un buen centro de Cuéllar desde casi la línea de fondo ya en los minutos de descuento. Con un San Mamés repleto y ávido de ver arrancar el proyecto Caparrós, el partido comenzó movido y con los dos equipos tratando de alcanzar con peligro al área rival.

Lo consiguieron a medias, porque si bien si se acercaban con cierta asiduidad no lograban hacerlo de manera muy clara. Quizás más el Athletic, que, tras unos primeros intentos de Expósito y David López, gozó de una buena ocasión en el minuto 15. Etxeberria cerró el animado primer cuarto de hora con un mano a mano ante Ricardo, tras pared con Llorente, que no pudo resolver ante la buena salida del meta visitante. Osasuna también tuvo sus opciones en los primeros minutos con un par de disparos que Iraizoz despejó a córner. El primero de Puñal, tras el cual Pandiani cabeceó alto, y el segundo de Juanfran. Se pasó el alboroto inicial y ambos conjuntos dejaron claro que aún les queda bastante para ser lo que pretenden, sobre todo el Athletic, que volvió a mostrarse espeso y por momentos incapaz como en sus dos nefastas temporadas anteriores.

No obstante, los de Joaquín Caparrós sí parecieron más seguros en defensa que entonces, con Iraizoz atento y decidido y Ocio y Amorebieta bastante sólidos. De ahí hacia adelante, le faltó creatividad y chispa. Tampoco Osasuna estuvo para tirar cohetes y sí bastante apagado a la hora de jugar el balón. La segunda mitad fue consecuencia de esa falta hechuras de los dos equipos. En ella, apenas si pudieron destacarse un par de remates sin mucha enjundia de Aduriz y Miguel Flaño, y un lanzamiento lejano de Juanfran algo desviado antes de la oportunidad final de Vélez.

Ese segundo tiempo lo tuvo que acometer el Athletic sin Joseba Etxeberria, cuya ausencia se añadió a las de Orbaiz, Yeste e Iraola para dejar al conjunto rojiblanco sin sus principales puntales. Ni Tiko, ni Muñoz, ni David López, ni Cuéllar ni Expósito pudieron evitar que la entregada ''Catedral'' se acordara de ellos. Enfrente, tampoco Portillo y Pandiani demostraron estar para mucho más que Milosevic.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.