Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CICLISMO | DOPAJE

Landis: "Ir a México y desaparecer sería otra posibilidad"

El estadounidense participa en una carrera de 'mountain-bike', donde finaliza a 25 minutos del líder y muestra su deseo de "volver a empezar"

Floyd Landis, ciclista estadounidense sancionado con la pérdida del 'maillot' amarillo en la última edición del Tour de Francia por consumir sustancias dopantes, finalizó en Vail (Estados Unidos) su primera carrera de 'mountain-bike' en nueve años al acabar en el puesto número 49, a 25 minutos del líder. El ciclista consideró que el haber vuelto a una competición de mountain-bike era una "buena ocasión para volver a empezar" y destacó que, por una vez, dejó de sufrir "durante el tiempo de la carrera", después de que todos los ojos del mundo del ciclismo se fijarán en el último año. De hecho, el ciclista afirmó que, gracias a esta carrera, pudo olvidarse de todo por un momento y "recordar que no siempre es como en los últimos meses".

Además, aprovechó para recordar que él no es el único ciclista implicado en temas de dopaje, aunque no quiso con ello esconder su problema y la negatividad que ha provocado en su carrera profesional y en su vida personal. Por otra parte, el ciclista, que conocerá la sanción definitiva por el caso del pasado Tour el próximo mes, abandonó el ciclismo después de lo ocurrido, pero espera volver algún día. "Espero encontrar algo dentro de poco, porque sino no voy a poder pagar mi casa" comentó un irónico Landis. Hay que recordar que el americano ha tenido que pagar la defensa de su presunta inocencia con grandes sumas de dinero, además de las sucesivas multas y sanciones.

A día de hoy afirmó desconocer su futuro, pero aseguró que no se retirará: "Lo que es seguro es que, en nigún caso pienso retirarme", advirtió el ciclista de 31 años. Sin embargo, ha reconocido que le está siendo muy difícil recuperar la forma, porque le falta motivación. "Hace algunas semanas volví a entrenar con una meta de unos 400 km por semana". Sin embargo, "diez días después lo dejé y volví a comer demasiado. Lo que espero es que esto no sea el final de mi vida", sentenció por último el ciclista, que no piensa cambiar la estrategia seguida desde el principio del caso del Tour. "Tengo que ser yo el responsable de mis decisiones" comentó, ironizando con que "ir a México y desaparecer sería otra posibilidad".

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.