Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mantilla: "Ahora tengo otra filosofía y valoro otras cosas"

El tenista catalán vuleve tras 19 meses de baja debido a un cánder de piel y pierde ante Moyá en la segunda ronda del Godó

Ha vuelto el "Gladiador" con ganas de jugar. A pesar de su derrota ante Moyá, Mantilla ha peleado hasta el final, incluso con calambres, y se lo ha puesto difícil a su rival. Ya ha ganado su batalla más complicada, al cáncer de piel que le ha mantenido inactivo durante 19 meses, y, asegura, ahora tiene otra filosofía y valora "otras cosas". "Si hubiera perdido antes estaría seguramente en el vestuario cabreado, y ahora no, salgo a tirar adelante y a intentarlo. Si acierto mejor, y si no, no hay que dramatizar".

MÁS INFORMACIÓN

El tenista catalán Félix Mantilla se ha mostrado satisfecho de su actuación en el partido de segunda ronda del Godó, pese a que ha perdido ante el mallorquín Carlos Moyá en tres sets (6-3, 3-6 y 6-4) y ha acusado, en el tramo final, su inactividad. "Estoy cansado, he corrido mucho y no estoy habituado al ritmo de un jugador que tira muy fuerte y es muy bueno. Al final he tenido rampas, pero estoy contento por el nivel que he mostrado", ha admitido Mantilla.

Ha sido un "encuentro curioso". Así lo ha difinido el campeón del torneo en el año 1999. Con extrañas sensaciones. Tan extraño como que ha estado a punto de protagonizar una remontada en el tercer set justo después de haber estado cerca de abandonar al sufrir rampas en la pierna. "Con 5-2 en contra, he estado a punto de ir a darle la mano, pero me he dejado ir y me he puesto 5-4, he mejorado, las rampas han ido a menos y al final él ha sacado bien y ha ganado".

Pese a quedar eliminado, el catalán ha reconocido que tenísticamente esperaba menos de su juego "y más después de venir de una lesión". La lectura, por tanto, no puede ser menos que "positiva" porque "puedo estar ahí y ganar a gente, y pedir más ya sería demasiado". Para el tenista "no es fácil volver a casa después de tanto tiempo fuera de las pistas. Al principio estaba nervioso pero he ido mejorando progresivamente el juego".

En cuanto a su nivel, el veterano tenista se ha quejado por "las rampas" que ha sufrido, pero se ha mostrado "contento por haber mejorado" y demostrar que puede jugar "a un nivel aceptable". Y eso que Mantilla ha tenido problemas físicos desde su retorno a la competición, en parte debido a los meses de inactividad. "Físicamente estoy trabajando bien, pero no es igual un entrenamiento que un partido de competición, en el que hay nervios, presión... Tengo que acostumbrarse, ahora me canso más de lo habitual y tengo que habituarme al ritmo de competición".

A su lado ha tenido al público, y lo ha agradecido: "jugar aquí es muy especial y sentir el cariño de la gente ha sido una sorpresa inesperada y agradable, es difícil explicar lo que sentí, tenía la piel de gallina y un nudo en el estómago, pero ojalá pueda volver". Por ahora lo único que ha podido avanzar de su futuro es que participará la próxima semana en un torneo ''challenger'' en Túnez y luego otro en Maspalomas, antes de la previa de Roland Garros. "Ahora mismo se me hace un poco pesado, pero me divierto jugando a tenis y lucharé hasta final de año, si he tenido el nivel suficiente para estar bien situado en el ránking seguiré, y en caso contrario, me dedicaré a otra cosa. Espero tener un ránking que me permita jugar los torneos que me venga de gusto, no ir siempre de ''challengers'' y torneos pequeños".

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.