Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÚTBOL

El Gama pospone la fiesta de Romario

El modesto equipo brasileño impide que el delantero carioca firme su gol 1.000

El milésimo gol de Romario puede quedar pendiente para el próximo mes de mayo, después de que el veterano delantero pasó en blanco frente al humilde Gama, que además eliminó al Vasco da Gama de la Copa de Brasil. Romario apostó fuerte en el Maracaná la noche de este miércoles, pero fue marcado con rigor, jugó mal y solamente logró rematar a la portería en una ocasión, sin peligro alguno. La fiesta estaba lista en el estadio, donde se tenía previsto paralizar temporalmente el partido para una serie de homenajes por el gol número 1.000, así como en una discoteca de Río de Janeiro, reservada por Romario para celebrar hasta el primer sol de hoy.

Sin embargo, tanto la fiesta en el Maracaná como en la discoteca quedaron en el aire, a la espera de que el balón llegue a la red. Desde que anotó el que, según sus cuentas, ha sido el gol número 999 de su carrera, frente al Flamengo el domingo 25 de marzo, el delantero de 41 años no ha podido volver a marcar. Lo peor ahora es que el Vasco da Gama, con la derrota por 2-1 ante el modesto Gama en pleno Maracaná, ha sido eliminado de la Copa de Brasil y está en dificultades para avanzar a la siguiente fase del campeonato carioca, el otro torneo que disputa actualmente.

El próximo domingo, el Vasco da Gama visitará al Cabofriense, un equipo de la segunda división carioca, con la obligación de ganar para garantizar una plaza en la semifinal del campeonato regional. Una derrota o un empate en ese partido, que Romario no jugará, dejarían al Vasco da Gama eliminado y condenarían al delantero a esperar por su gol número 1.000 hasta mayo, cuando comenzará el campeonato brasileño. La decepción de Romario y de los 50.000 hinchas que fueron al Maracaná el miércoles con la esperanza de ver el milésimo gol fue de las mismas proporciones que la inmensa alegría del portero Juninho, del Gama, quien ostenta desde ahora un insólito honor: ha impedido el gol número 1.000 del 'Baixinho' dos veces en dos semanas.

El Vasco da Gama, con Romario a la cabeza, ya se había enfrentado al Gama en Brasilia hace diez días, cuando el atacante contaba 998 goles. En esa ocasión Juninho detuvo todos los remates del delantero, salvo uno que se estrelló en el travesaño sin mayores consecuencias que un gran susto y un prolongado suspiro en las tribunas. En el Maracaná, Juninho tuvo menos problemas, aunque confesó que pasó por la misma angustia. "Estaba realmente muy preocupado, pero parece que el destino no ha querido que anotase el milésimo gol mientras yo estaba en la portería", dijo eufórico y aliviado el portero, que al igual que todos los que ocupan esa posición, ha hecho lo imposible para evitar pasar a la historia junto con Romario, el día del gol 1.000.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.