Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TENIS

La tenista Jelena Dokic, sana y salva, niega su secuestro

Su padre denunció su desaparición la semana pasada

La tenista Jelena Dokic ha negado rotundamente haber sido secuestrada, como señaló su padre la semana pasada y ha afirmado que quiere volver a ocupar un puesto entre las 30 primeras del mundo. Llegó a ser cuarta de mundo aunque la presión obsesiva de su padre la hundió en la clasificación mundial.

Actualmente Dokic se entrena en una academia de tenis en Múnich, que es dirigida por el croata Nikola Pilic. "Mi opción es quedarme en esta academia. Ahora estoy en Zagreb buscando patrocinadores que financien mi retorno", destacó Dokic, negando así rumores de un posible retiro. En una entrevista con el diario "Sportski Zurnal" de Belgrado, Dokic dijo: "Por supuesto que no he sido secuestrada, es una locura. He estado escuchando la misma basura de mi padre por los últimos tres años". El padre de la tenista está obsesionado con su hija y La tenista agregó: "Necesito decir esto para proteger a mi novio, Tino Bikic, porque nunca ha interferido en mi carrera en el tenis o en mi vida privada. De ninguna manera ha afectado mi carrera".

Dokic, de 23 años, ocupa actualmente el lugar número 583 de la WTA, y está buscando patrocinadores para financiar su retorno al circuito internacional después de haber ganado un total de 3.765.189 millones de dólares americanos durante su carrera. La oriunda de Croacia se trasladó a Serbia en 1991 durante los conflictos bélicos en la ex Yugoslavia, y en 1994 a Australia, antes de retornar a Serbia en el 2001. Después de separarse de su padre Damir, quien era su entrenador, Dokic se estableció en Belgrado donde contrató al hermano de su novio, Borna Bikic, como su preparador.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.