Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:FÚTBOL | Décima jornada de Liga

El Getafe se encomienda a Abbondanzieri

El meta argentino salva a su equipo del empate

Alexis Ruano y Maxi luchan por el control del balón.
Alexis Ruano y Maxi luchan por el control del balón. EFE

El portero argentino del Getafe, el pato Abbondanzieri, volvió a regalar tres puntos a su equipo gracias a una milagrosa parada en el tiempo del descuento, y que sirvió para que se llevase la victoria con un solitario gol de Nacho.

Los primeros compases del encuentro estuvieron marcados por un claro dominio del Mallorca, que ganó clarísimamente la batalla por el centro del campo. Jordi López y el reubicado Pereyra no permitieron a Casquero y a Celestini sacar el balón jugado con el criterio, algo habitual en ambos centrocampistas. Fruto de ese dominio llegaron las primeras ocasiones de los mallorquines. El primero en intentarlo fue el venezolano Arango, que desperdició una clara oportunidad al tirar mansamente el balón a las manos de Abbondanzieri cuando estaba totalmente solo dentro del área.

Mientras tanto, el Getafe no lograba inquietar a Prats. El portero mallorquín lo tenía fácil para aumentar su récord de minutos imbatido en Liga. Todo indicaba que iba a sumar otros noventa a los 426 que poseía antes de empezar el choque.

Ambos equipos aburrieron al público del Coliseum Alfonso Pérez. Nadie era capaz de atravesar las telas de araña montadas por Schuster y Manzano. No en vano, ambos se fueron al descanso presumiendo de sus estadísticas arrolladoras: al alemán nadie le ha metido un gol en su estadio y el segundo sumaba cinco partidos sin conocer lo que es ver a su portero recoger un balón de la red.

La segunda parte trajo nuevos aires al Getafe. Sin dar opciones a su rival, los pupilos de Bernd Schuster comenzaron con muchas ganas los segundos 45 minutos. Casquero volvió a ser el de siempre y movió a su equipo abriendo el campo de forma magistral. Cortés parecía

Cafú y Paredes un humilde Roberto Carlos. El esfuerzo azulón trajo su recompensa en forma de gol. Nacho aprovechó un fallo garrafal de Prats, que no acertó a atajar una fácil balón, y metió la pelota en la red acabando con la imbatibilidad del arquero bermellón.

Manzano intentó arreglar la situación sacando a Diego Tristán, que sustituyó al argentino Maxi Rodríguez. Mientras, Víctor sentó a Ibagaza, desaparecido y provocador durante todo el partido. Los cambios no hicieron efecto. A Schuster le bastó con ordenar a sus jugadores ser más conservadores y confiar en la defensa azulona.

El partido se fue apagando poco a poco, y el Getafe pudo sentenciar en algún contragolpe, pero de nuevo volvió a caer en el error de dar una oportunidad a su rival. Abbondanzieri, al igual que en Huelva, sacó una milagrosa mano en el tiempo de descuento y dio los tres puntos al club azulón, que se mantiene en la zona alta de la clasificación.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.