Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:Chelsea 1 - Barcelona 0 | Liga de Campeones, grupo A

Drogba desdibuja al Barça

El marfileño, pletórico, ofreció un recital en ataque y sentenció el combate ante un Barça descompuesto y carente de pegada

Golpeó primero el Chelsea. Y con Hilario, que paró las pocas que tuvo. Los de Mourinho -con once- pasaron como un rodillo por encima del Barcelona, que terminó desquiciado y tendrá que sufrir para pasar.

Chelsea-Barça, tercera parte. Reencuentro con sabor a fútbol de altos quilates. Una simple cuestión de prestigio. El Chelsea llegaba a la cita 'tocado', nunca mejor dicho. Las lesiones de Cech y Cudicini hacían tambalearse el sólido emporio Abramovich-Mourinho. Hilario, tercer portero londinense, entraba con calzador en escena. En los banquillos, buenas formas con trasfondo envenenado. Mourinho recurrió a su habitual ironía en el prepartido, mientras que Rijkaard optó por su línea de siempre, la prudencia.

Al margen de estas cuestiones, el encuentro se presentaba como piedra de toque para medir el estado real de ambos equipos. El Chelsea a perdido algo de fuerza en la Premier, con su presidente en vías de divorcio -según los tabloides más sensacionalistas del Reino Unido-. Mientras, el Barcelona tampoco ha alcanzado el nivel que deslumbró antaño. A pesar de todo, la cita merecía la pena. Un total de quince futbolistas que optan al Balón de Oro estaban sobre el tapete.

El Chelsea arrancó como siempre, imprimiendo miedo al rival. Dos o tres pases vertiginosos en busca de desmontar al adversario. El Barça resistía a duras penas. Ronaldinho, desaparecido hasta mediada la primera parte. Sin embargo, pudieron adelantarse los azulgranas si Zambrotta -malísimo partido- hubiese conectado el remate tras una gran dejada de Deco.

El equipo londinense respondió a su estilo, con fiereza. Shevhcenko pudo marcar en el 16', pero Márquez lo impidió con un acertado -y arriesgado- despeje. En el córner posterior, el ucranio estuvo a punto de lograr el gol al rematar completamente solo.

Tras la acometida inglesa, el Barcelona tomó algo de aire y reaccionó tímidamente. Xavi sirvió un gran pase para que Messi -abucheado- midiese a Hilario, pero respondió el meta portugués. Poco después, en el 29', el equipo blaugrana trenzó su mejor jugada en la primera mitad. Deco, Ronadinho y Xavi intervinieron en la acción, pero Hilario -¡qué cosas!- introdujo una mano salvadora.

Al filo del descanso, el Chelsea volvió a poner la sexta para intimidar a los de Rijkaard. Lampard, siempre inspirado frente al Barça- tiró ligeramente alto. Y poco después, Carvalho tuvo una gran oportunidad al cabecear completamente solo. No obstante, tuvo un susto el conjunto británico. Edmílson dejó el codo sobre la cabeza de Drogba y los fantasmas que surgieron frente al Reading sobrevolaron Stamford Bridge.

Asfixiante Chelsea

En la segunda mitad, el Chelsea golpeó primero. Los partidos frente al once de Mourinho exigen el 101% de concentración, y el Barcelona no la tuvo. Un despiste, un ínfimo momento de relax conllevan el peor de los castigos. Drogba, recuperado, aprovechó un desajuste defensivo entre Márquez y Puyol para girarse y conseguir el gol.

Y pudieron ser más. Shevchenko perdonó en el 54' al fallar solo ante Valdés, mientras que Makelele optó por el tiro desde media distancia. El Barcelona, asfixiado, trataba de evitar los constantes balones al área del Chelsea. Rijkaard sentó a Gudjohnsen -Eto'o es otra cosa- y Gio para dar entrada a Iniesta y Giuly. Nada. El acoso de los ingleses se prolongó y Drogba pudo poner la puntilla, pero Valdés le venció en el careo.

Continuaba la fragilidad defensiva. Mourinho, gran intérprete, lo vio y dio entrada a la velocidad a Robben. Rijkaard contestó con la inclusión de Oleguer en lugar de un desconcocido Puyol, pero las tornas no cambiaron.

El Chelsea, cual anaconda, siguió recreándose con su presa, apretando progresivamente hasta el momento de no retorno. Lo intentó Messi con un cabezazo estéril, pero el Barça caía en Londres. Una dolorosísima derrota que envenena su pase. Cuidado. Y el domingo le llega el 'clásico'.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.